Santiago
Santiago . El suministro de agua potable en esta provincia se ha agravado en las últimas semanas debido al descenso progresivo que mantiene la presa de Tavera, ubicada en la provincia Espaillat (Moca).

Así lo informó el vocero oficial de la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santiago (CORAASAN), Darío Fernández, quien declaró que este martes el nivel de la presa Tavera-Bao estaba en 313.90 centímetros sobre el nivel del mar, cuando debía estar en 324.

“En CORAASAN hemos tenido que apelar a la sectorización o racionamiento del suministro de agua potable en aquellas zonas que disponen más del servicio, para poder enviarles a los sectores que sufren la escasez”, subrayó Fernández.

Indicó que diariamente el lago de la presa de Tavera pierde dos pulgadas, por lo cual se está llegando al momento de una alarma general, porque cada vez es menos la cantidad del preciado líquido que la empresa procesa para distribuirla entre sus clientes, unos 250 mil abonados.

Precisó que este martes CORAASAN produjo 104 millones de galones, cuando hay una demanda superior a los 130 millones de galones por día.

“Es necesario que los usuarios hagan conciencia del ahorro de agua potable”, sostuvo Fernández.
Mueren reses

Por otro lado, los problemas de la sequía siguen causando estragos en comunidades ubicadas en la Línea Noroeste, y recientemente murieron unas 10 vacas por falta de agua en la Cruz de Martín García, del municipio de Guayubín.

Rubén Darío Núñez, ganadero de ese municipio, informó que gracias al río Guayubín, los ganaderos de la zona están enfrentando el problema de la sequía.

Declaró que el gobierno va a tener que salir en auxilio de los ganaderos y los productores agrícolas, porque no disponen de agua suficiente para sus actividades.

Recientemente, decenas de productores de bananos y ganaderos realizaron una protesta en la autopista Duarte, reclamando la construción de una presa en esa zona, con lo cual entienden se resolvería el problema de abastecimiento de agua potable.

FUENTE