Tras la prohibición impuesta hoy por el Juez Hanen se frena de nuevo la puesta en marcha de los alivios migratorios

Washington.- Respaldado por decenas de grupos proinmigrantes, el Departamento de Justicia dijo este miércoles que luchará contra el nuevo fallo de un juez federal que mantiene el freno a los alivios migratorios para millones de indocumentados.

Sin causar sorpresa, el juez federal Andrew Hanen, tildado por su detractores como un “juez activista” y carente de imparcialidad, emitió la noche del martes un fallo que prohíbe la puesta en marcha de los alivios migratorios, en el marco de una larga batalla legal que comenzó en diciembre pasado con una demanda de Texas y otros 25 estados en contra de los programas anunciados por el presidente Barack Obama un mes antes.

El Departamento de Justicia había apelado el fallo inicial de Hanen del pasado 16 de febrero, que frenó los alivios migratorios dos días antes de que la Administración Obama pusiera en marcha la expansión del programa de “acción diferida” (DACA) para “Dreamers”.

El segundo programa, conocido por sus siglas “DAPA” y creado para adultos con hijos residentes legales o ciudadanos en EEUU, debía comenzar el próximo 19 de mayo.

Una portavoz del Departamento de Justicia, Emily Pierce, dijo este miércoles que la agencia rechaza enérgicamente la orden del tribunal en Brownsville (Texas) y seguirá apelando el fallo de Hanen en el Quinto Circuito de Apelaciones, en Nueva Orleans (Louisiana).

De hecho, mientras agotaba los recursos en el tribunal de Texas, el Departamento de Justicia ya había apelado el fallo de Hanen del pasado 16 de febrero ante el tribunal en Louisiana, que ha programado una audiencia para el próximo 17 de abril.

¿Buenas señales?

Nadie sabe si el tribunal de Nueva Orleans, de inclinación conservadora, anulará o no el fallo de Hanen, pero un fallo vinculante a favor del “DACA” de 2012 insufla esperanzas para los alivios migratorios.

Un panel de tres jueces de ese tribunal avaló el martes que se descarte una demanda de agentes de inmigración y el estado de Mississippi en contra del “DACA”, argumentando que los demandantes no lograron demostrar con suficiencia el supuesto daño fiscal del programa en ese estado.

“No hay pruebas concretas de que aumentaron o aumentarán los costos en Mississippi por DACA”, dijo el juez W. Eugene Davis, secundado por las jueces Carolyn King y Priscilla Owen.

Los 26 demandantes contra los nuevos alivios migratorios también argumentan que éstos sufrirán daños y costos adicionales por los beneficios que recibirán los indocumentados, principalmente por la emisión de licencias de conducer.

Optimismo frente a un “bache” en el camino

Para los grupos proinmigrantes, el fallo de Hanen no causó sorpresas y confían en que es apenas un “bache” en el camino.

Marshall Fitz, vicepresidente para política migratoria del Centro para el Progreso Estadounidense (CAP), consideró que Hanen ha demostrado una conducta “inmadura e infantil”, dando la impresión de que “actúa en contubernio con los demandantes para retrasar el proceso”.

“Este fallo no cambia la dinámica de la demanda… pero es un ejercicio de activismo judicial que tanto critican los republicanos y que debería darles vergüenza”, señaló Fitz.

Por su parte, Abel Nuñez, director ejecutivo del grupo CARECEN en Washington, confió en que al final la Administración Obama ganará el caso.

“El juez Hanen en ningún momento está cuestionando la legalidad del Presidente Obama de ejercer su poder ejecutivo. Estos procesos judiciales tienen sus tiempos, y le pedimos a la comunidad que tenga paciencia y aproveche este tiempo para prepararse con información y sus documentos para cuando el programa empiece”, aconsejó Núñez.

Kika Matos, portavoz del Movimiento para una Reforma Migratoria Justa (FIRM), dijo que la demanda, respaldada por “republicanos antiinmigrantes” forma parte de sus “juegos xenofóbicos”, y advirtió que esta estrategia terminará perjudicando a su partido.

“Que sepan los republicanos y los demandantes que estamos vigilando lo que ocurre adentro de esos tribunales”, sentenció Matos.

Siguientes pasos

Convencidos de que los alivios migratorios son legales y caben dentro de la “discreción procesal” respecto a las deportaciones, el Departamento de Justicia acudirá a esa audiencia precisamente para insistir en que se anule el fallo de Hanen.

Mientras tanto, más de 150 organizaciones proinmigrantes de los sectores cívico, religioso y sindical, han presentado documentos de apoyo a los alivios migratorios ante el tribunal de Nueva Orleans, conocidos en términos legales como “amicus brief” (“amigo de la corte”).

FUENTE