electricidad-Puerto Rico-contrato-Raccoonknows.jpg

 

El director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) de Puerto RicoRicardo Ramos, dijo que con la cancelación de un polémico contrato con la empresa Whitefish Energy, la recuperación del servicio eléctrico en la isla, devastado por el huracán María, se retrasará unos cuatro meses.

“Nosotros estamos moviendo nuestro personal para redefinir la logística de lo que será un retraso de entre diez y doce semanas”, sostuvo Ramos en rueda de prensa.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, se había comprometido hace unos días a que para el 31 de octubre al menos el 30% de los clientes de la AEE tendrían el servicio y que para el 15 de diciembre ese número se elevaría a 95%.

Hasta el momento, según datos oficiales, el 29.7 % de la población tiene luz.

Rosselló, sin embargo, ordenó a la directiva de la AEE cancelar el contrato de 300 millones de dólares para reparar la infraestructura eléctrica de Puerto Rico, que levantó críticas porque la empresa al que se le otorgó, Whitefish, cuenta con solo dos empleados fijos y en su trayectoria solo había conseguido un acuerdo para un proyecto de 1,2 millones de dólares.

“La polémica del contrato es sumamente grande”, lo que “desenfocó las prioridades. Fue una distracción masiva”, aseguró Ramos.

Ramos detalló que hasta el momento a Whitefish se le han pagado 10,9 millones de dólares por traer desde Estados Unidos sus brigadas, equipo pesado, cinco helicópteros y montar sus campamentos en áreas montañosas de la isla donde trabajan en líneas de transmisión. Aún la AEE le debe 9,8 millones de dólares a Whitefish por concepto de facturación.

Además de Whitefish, otras seis empresas -Powersecure, Southern Electric, State Electric, B&B Electric y Cobra- también propusieron trabajar en la recuperación del sistema, pero la directiva de la AEE se decidió por Whitefish, que a su vez, subcontrató otras compañías para ayudarlos.

Ante la ahora baja de Whitefish, Ramos dijo que la AEE tendrá que traer otras compañías, cuyo proceso describió como “nuevo y lento”, entre ellas, Jacksonville Electric.

No obstante, Rosselló dijo hoy que ya estaba en conversaciones con los gobernadores de Nueva York y Florida para traer 1.000 brigadas para reforzar las labores.

“La tarea que tenemos en nuestras manos es monumental. Al principio habíamos dicho que la restauración será billonario y será así. Lo que se construyó en los pasados 70 años se destruyó el 80 %”, detalló Ramos.

Whitefish Energy, con sede en el estado de Montana, manifestó hoy en un comunicado que está “decepcionada” por la decisión de Rosselló, que “atrasará lo que los puertorriqueños quieren y desean: tener su electricidad restaurada rápidamente”, pero agregó que culminará cualquier tipo de trabajo que la AEE le pida.

Ante señalamientos de la ciudadanía de corrupción en el contrato con Whitefish, Ramos dijo que ha sido citado por el Congreso de EEUU para proveer información sobre ello.

“Estamos tranquilos porque el procedimiento se hizo bajo las normas y leyes. Les damos la bienvenida a todas las investigaciones que quieran hacer”, puntualizó.

Fuente