Policía
SANTO DOMINGO. A un día de que la Cámara de Diputados (CD) aprobara el proyecto de ley que modifica la Ley Orgánica de la Policía Nacional, la sociedad civil difiere sobre el impacto de su promulgación por el Poder Ejecutivo.

Mientras la Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus) entiende que el país contará con una legislación que mejorará la estructura institucional del cuerpo policial, la calidad de sus miembros y su imagen, un experto en seguridad ciudadana, un sociólogo y un jurista, consideran que hay debilidades en la norma.

El vicepresidente ejecutivo de la Finjus, Servio Tulio Castaños Guzmán, declaró que la referida ley es el fruto de una serie de consensos en los que se integraron modelos policiales exitosos, implementados en países como Colombia, Chile y Estados Unidos.

Dijo que de éstos, se tomaron en cuenta aspectos como la carrera y la doctrina policial, el uso de la fuerza y los órganos de controles a lo interno de la institución.

“Hemos visto que uno de los principales problemas de esta institución han sido las prácticas que se han instalado a lo interno de la misma. Todo lo que tiene que ver con asuntos internos, que real y efectivamente queda fortalecido (con la reforma)”, sostuvo.

Sin embargo, Castaños Guzmán aseguró que el éxito de la nueva ley policial dependerá de la disposición que tenga el Ejecutivo de implementarla.

“Es una ley que va a transformar a la Policía, siempre y cuando se manifieste la voluntad política”, resaltó.

La escala salarial
Aunque el vicepresidente de la Finjus manifestó que no era necesario establecer una escala salarial en la ley, el experto en seguridad ciudadana, Daniel Pou, consideró lo contrario.

“Hay que saber que el trabajo del policía es un trabajo de alto riesgo. La escala salarial inicial debe comenzar por lo menos con un sueldo que sea cincuenta por ciento mayor que el sueldo mínimo que paga el Estado”, insistió Pou.

No obstante, Castaños Guzmán afirmó que la modificación de la escala salarial debe ser una política pública que lleve a cabo el Ejecutivo, una vez promulgue la pieza legislativa.

Pou espera que en la legislación se hayan incluido los temas de descentralización, mecanismos de control y transparencia.

“Porque el simple hecho de reducir generales, y de tener un Consejo Superior Policial nuevo, no garantiza ni el respeto al escalafón, ni tampoco la definición doctrinal de la Policía”, acotó.

El especialista dijo no estar muy optimista, puesto que -comentó- lo que se ha dado a conocer del contenido de la normativa no son “grandes logros”, sino aspectos administrativos.

Aprobación tardía
A pesar de que el exdirector de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), César Cuello, calificó de “tardía” la aprobación de la ley, y resaltó que no es lo único que incide en el fortalecimiento de la seguridad ciudadana, afirmó que es un paso a saludar, por la reducción de la burocracia y las implicaciones que tienen los controles establecidos a lo interno del cuerpo del orden.

En tanto, el jurista Cándido Simón, puntualizó que es una ley “no orgánica”, que cambia la forma de algunas cosas, pero no transforma la institución. Explicó que no está claro en el proyecto de ley el derecho de los agentes policiales, su formación y el régimen disciplinario.

Sobre el proyecto
La CD aprobó en dos sesiones consecutivas el proyecto de ley que modifica la Ley Orgánica de la Policía Nacional, la que ahora pasará al Poder Ejecutivo para su promulgación.

La iniciativa reduce de 17 a 8 miembros del Consejo Policial, y a 20 los generales. También contempla que los agentes no presten servicios a particulares.

La Policía responde
El vocero de la institución, Nelson Rosario, dijo que la pieza legislativa contribuirá al proceso de reforma institucional que se desarrolla en ese cuerpo, tendente a hacelo más eficiente.

FUENTE