el-segundo-debate-entre-clinton-y-trump-raccoon-knows

Donald Trump amenazó con llevar a la cárcel a Hillary Clinton. Admitió que evitó pagar impuestos federales sobre la renta y desautorizó a su compañero de fórmula sobre política exterior.

El candidato republicano se disculpó por sus comentarios sexualmente agresivos sobre las mujeres, pero dijo que se trataban de “comentarios de vestuario”. Atacó a Hillary Clinton sobre la conducta sexual de su marido, Bill Clinton. También hizo varia
s afirmaciones falsas.

Pero para Trump, fue una mejora real.

El segundo debate presidencial no catapultará a Trump, pero podría salvar su candidatura ante el cráter que parecía inminente en las 48 horas previas a su enfrentamiento con Clinton.

Aquí te dejamos 7 destacados de este encuentro:

Una sucia pelea

Trump llamó a Clinton “el diablo”, le dijo que si es elegido nombraría un fiscal especial y “que estaría en la cárcel”, y afirmó que Clinton tiene un “tremendo odio en su corazón.”

Y esos ni siquiera fueron los momentos más impactantes de la noche.

Noventa minutos antes del debate, Trump realizó un evento sorpresa con tres mujeres que acusaron a Bill Clinton de mala conducta sexual. Trump también las invitó a pasar a la sala del debate como sus invitadas. Y atacó a Clinton sobre el comportamiento de su marido.

“Lo que ha hecho a las mujeres, nunca ha habido nadie en la historia de la política en esta nación que haya sido tan abusivo con las mujeres”, dijo Trump sobre Bill Clinton. “Hillary Clinton atacó a esas mismas mujeres y las atacó brutalmente”, agregó, sin proporcionar evidencia para apoyar su afirmación.

Trump resta importancia a los comentarios lascivos 

Trump se vio obligado en la apertura del debate a hacer frente a la controversia que ha desgarrado al GOP durante el fin de semana, con más de dos docenas de republicanos de alto perfil retirándole su apoyo. Una grabación de 2005 muestra al hoy candidato republicano realizando comentarios lascivos y sexualmente agresivos sobre las mujeres.

“Esta era una charla de vestuario”, dijo Trump. “No estoy orgulloso de ello, pido perdón a mi familia, me disculpo con el pueblo estadounidense. Ciertamente no estoy orgulloso de ello, pero es una charla de vestuario”.

Clinton aprovechó el revelador video para hacer un ataque mordaz.

“Lo que todos vieron y oyeron el viernes fue a Donald hablando de las mujeres, lo que piensa acerca de las mujeres, lo que hace a las mujeres”.

“Esto es lo que es Donald Trump”, dijo.

Clinton se escapa

Lo que sobresale para muchos operadores políticos republicanos sobre el desempeño de Clinton es lo vulnerable qué es la candidata demócrata en muchos temas, y cómo otro candidato distinto a Trump podría haber explotado esas debilidades.

Fue un moderador y no Trump quien trajo el comentario de Bill Clinton de que el Obamacare era la “cosa más loca en el mundo”.

Clinton se apoyó con dificultad en Abraham Lincoln al responder a la pregunta sobre si está bien tener “dos caras” y una posición “en público” y otra “en privado” sobre algunos temas, diciendo que el propio Lincoln utilizaba diferentes argumentos con diferentes legisladores para poner fin a la esclavitud.

“Ella mintió, y ahora está culpando de la mentira al gran Abraham Lincoln”, dijo Trump.

Sin embargo, Clinton fue capaz de salir mayoritariamente ilesa de controversias que deberían haberla dañado gravemente.

Se mantuvo firme y mostró poca emoción cuando Trump descargó desde el principio duros ataques contra ella y contra las acciones de su marido.

“Vi lo que esperaba ver”, dijo Clinton a periodistas a bordo de su avión de campaña después del debate.

Trump apela a la base, pero no llega más allá 

El mayor problema para Trump es que no hizo nada para expandir su llamamiento a los votantes que aún no lo apoyan.

Muchos de sus comentarios únicamente encuentran eco un subconjunto limitado de activistas de derecha, partidarios de Trump que leen Breitbart News y sitios web similares, pero influyen poco en las mujeres de los suburbios de Filadelfia y otros votantes que Trump necesita para ganar.

Y respondió a la pregunta de una mujer musulmana sobre la islamofobia diciendo que “tenemos que estar seguros de que los musulmanes vienen e informan cuando ven que algo está sucediendo. Cuando ven el odio actuando, tienen que informar de ello”.

¡¡¿¿Encerrarla??!!

“Si gano, conseguiré un fiscal especial para investigar su situación”, dijo Trump, “porque nunca ha habido tanta mentira, tanto engaño.”

Incluso para los estándares de 2016, fue un momento notable.

Clinton trató de convertir el momento en un ataque a la mayor debilidad de Trump: su temperamento.

“Que bueno que alguien con el temperamento de Donald Trump no es responsable de la ley en nuestro país”, dijo.

Trump replicó: “Usted estaría en la cárcel.”

Las afirmaciones falsas

En una repetición del primer debate, Trump hizo repetidamente afirmaciones inexactas, y Clinton dirige a los espectadores a su sitio web para un cheque hecho en tiempo real.

Detector de mentiras: ¿Quién mintió más?

En el debate de la noche del domingo, Trump acusó a Clinton de proponer “aumentar los impuestos a todos” cuando ella se ha centrado en la propuesta de aumentarlos solo a los ricos.

Él dijo que nunca había dirigido a la gente a mirar el video sexual de la ex Miss Universo Alicia Machado,pero el pasado 30 de septiembre tuiteó a las 5 a.m. pidiendo a sus seguidores “mirar el video sexual y el pasado de (Machado)”.

Dijo que se opuso a la guerra en Iraq, cuando de hecho él apoyó la guerra en Iraq.

Culpó falsamente a Clinton de iniciar la controversia del “birtherism”, cuando fue Trump quien dirigió el ataque por motivos raciales contra el presidente Barack Obama durante cinco años.

¿Trump contuvo la hemorragia?

Olvídate de la tarea mayor de convencer a los votantes de que tiene el carácter y temperamento adecuado para ser presidente. La mayor asignación de Trump el domingo por la noche era detener una crisis.

Antes de comenzar el debate, varios miembros del partido le retiraron su apoyo, entre llamados a que se retirara de la contienda.

Después, según una encuesta de CNN/ORC entre espectadores del debate, Clinton ganó el debate -por un 57% frente a un 34% que opinó que había ganado Trump-. Pero el 63% de los espectadores dijo que Trump lo había hecho mejor de lo que esperaba.

No fue una victoria para Trump, pero evitó un colapso total.

FUENTE