Serena Williams-Embarazada-Raccoonknows.jpg

 

Serena Williams reveló que tuvo que someterse a una cesárea de emergencia y tuvo complicaciones para dar a luz a su bebé Alexis Olympia, que ya tiene cuatro meses de nacida.

La tenista profesional, quien tuvo un buen embarazo, explicó a la revista Vogue que en el proceso del parto sufrió complicaciones. ¿Qué fue lo que sucedió? Durante las contracciones, su rítmico cardiaco bajó a niveles que describió como peligrosos. Esto, provocó que se le sometiera a una cesárea de emergencia. La cesárea salió bien según dijo.

Sin embargo, la deportista explicó a Vogue que luego tuvo que batallar durante seis días con una embolia pulmonar. Además, tuvo otras complicaciones. Sin embrago, Williams contó que sostener a su hija en brazos fue “una sensación asombrosa”. No obstante, confesó a Vogue que después de eso: “todo se tornó mal”.

La nota de Vogue, que reproduce People, indica que al día siguiente del parto fue que comenzaron sus problemas de salud. Williams se sentía corta de aire. La tenista había sufrido de cuágulos en el pasado. Al ser una cesárea, no podían recetarle medicamentos anticoagulantes. Ella le pidió a una enfermera que le realizaran un CT Scan con contraste y otros estudios. Finalmente la escucharon.

Cuando le realizaron los exámenes tenía pequeños coágulos en los pulmones. Ante la tos provocada por la embolia pulmonar, del esfuerzo, se le abrieron los puntos de la cesárea y tuvo que volver al quirófano. Al abrir hallaron un hematoma grande inundando su abdomen. Entonces, para prevenir más coágulos, los médicos la operan por tercera ocasión para poner un filtro en una de sus venas reveló Williams a Vogue. Una semana después regresó a su casa. Aunque estuvo en cama por seis semanas.

Fuente