galaxy-7-edge-Samsung-Raccoon Knows

Los teléfonos inteligentes se han convertido en símbolos de estatus y en formas de expresar una filosofía de vida, al igual que los autos de lujo.

El nuevo Samsung Galaxy S7 Edge es un buen ejemplo de esta idea.

Con un precio de casi 800 dólares, los clientes están pagando por una calidad suprema. Y si bien el teléfono cuenta con muchas características que suplen casi cualquier necesidad caprichosa, muchas simplemente parecen superfluas.

Después de usar el S7 Edge durante casi una semana, he llegado a amar la forma en la que se ve y se siente en mis manos. Brilla, reluce. Es sexy.

También me encanta el rendimiento del teléfono. Todo parece ser instantáneo. Las aplicaciones cargan increíblemente rápido. El lector de huellas funciona ante el más leve contacto. La pantalla que está siempre activa es realmente útil. Y el teléfono se carga en menos de 80 minutos.

Por otro lado, el S7 Edge es costoso de mantener. En comparación con un iPhone 6 Plus, el teléfono que he estado usando durante más de un año, el S7 Edge parece ser más complicado de lo que debería ser sin recompensarme equitativamente por mi esfuerzo adicional.

Ejemplo: los bordes curvos y únicos de la pantalla. Aparte de hacer que el teléfono se sienta muy bien, no hacen que el teléfono sea más fácil o mejor de usar.

De hecho, a veces parece que Samsung tuvo que agregar características para justificar el diseño. En otros casos, el borde curvo limita la utilidad del teléfono.

Por ejemplo, tanto el S7 Edge como el iPhone 6 Plus tienen una pantalla de 5,5 pulgadas. Sin embargo, la forma en la que la pantalla presenta las curvas en el S7 Edge hace que el teléfono se sienta más pequeño.

La diferencia apenas se nota hasta que veo un video o fotos. Entonces, parece como si el diseño físico del teléfono cortara parte de la imagen.

A veces, por la pantalla curva se siente como si el diseño físico del teléfono cortara parte de la imagen.

También está la curiosa función de “edges”. Considéralo como delgados e interactivos paneles de notificaciones o pantallas de inicio adicionales que puedes personalizar para que aparezcan los accesos directos a noticias, clima o aplicaciones.

En teoría, tener más accesos directos o alertas es algo bueno. En la práctica, aún será necesario que desbloquees tu teléfono para iniciar aplicaciones, ver tu calendario o enviar un correo electrónico. Y si tu teléfono ya está desbloqueado, las aplicaciones que necesitas de todas formas están en la primera página de tu pantalla de inicio.

Samsung no necesita justificar su característica principal al incorporar más funciones en ella y generar más preguntas acerca de por qué existe en primer lugar.

El S7 Edge es un digno competidor de los teléfonos de 5.5 pulgadas de Apple, si no es que es mejor en muchos aspectos.

FUENTE