Un sismo de magnitud 6.0 se registró a las 06:19 del domingo 3 de diciembre de 2017, según informe preliminar del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional. Inicialmente, la entidad reportó que el evento tuvo una magnitud de 6.5, que luego redujo a 6.3. Debido a este evento, se dispuso la instalación del COE provincial para evaluar posibles daños.

El epicentro fue Bahía de Caraquez con una profundidad de 39.9 km.

De acuerdo con el Instituto Oceanográfico de la Armada Nacional (INOCAR), el evento no reúne las condiciones necesarias para generar un tsunami que afecte a las costas ecuatorianas.

Por su parte, la Secretaría de Gestión de Riesgos comunicó a través de un comunicado que el evento telúrico se sintió en las provincias de Manabí, Guayas , Los Ríos, El Oro, Santo Domingo de los Tsáchilas, Pichincha, Chimborazo, Imbabura, Esmeraldas y Tungurahua.

En entrevista con Radio Ciudadana, la secretaria de esa entidad, Alexandra Ocles, comentó que el temblor produjo que la energía eléctrica se fuera en algunas zonas de Bahía de Caráquez.

Ocles confirmó que los sismos sentidos en las últimas semanas no son réplicas del terremoto del 16 de abril de 2016, sino que “se producen por el rompimiento de placa de suducción”, dijo Ocles y agregó que el jueves 30 de noviembre se practicó un simulacro en la zona del epicentro.

El Presidente de la República, Lenín Moreno, señaló que no existen afectados por el sismo y autorizó la instalación del COE provincial.

Fuente