Situación de agua continúa crítica

SANTO DOMINGO, RD.- El director del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (Indhri) dijo ayer que las presas que abastecen de agua a la población continúan operando en estado crítico. No obstante, aseguró que el nivel de agua para consumo humano no ha disminuido.Olgo Fernández indicó que las lluvias de Danny no fueron significativas, por lo que los niveles de almacenamiento de los embalses no presentaron mejoría. Pese al señalamiento, Fernández garantizó que habrá agua potable para consumo humano aunque se mantiene la racionalización para riego, generación de energía y otras actividades. “En ninguna presa ha disminuido el volumen de agua potable”, afirmó.

Precisó que sólo las presas de Sabana Yegua y Sabaneta, en el Sur, experimentaron un incremento positivo, no así en los demás embalses.

“Las presas solamente pueden recibir volúmenes de agua en función de que reciban lluvias de manera considerable, por lo que todas las presas, en estos últimos días, han ido bajando su volumen, y esto, lógicamente representa que la situación siga siendo crítica”.

Dijo que esperan se cumplan los reportes meteorológicos para que se puedan fortalecer los embalses y suministrar agua para el riego. El funcionario espera que se cumplan los reportes meteorológicos para que se puedan fortalecer los embalses y suministrar agua para el riego.

Situación de Santiago

Al referirse a la situación de disponibilidad de agua para Santiago, dijo que “la presa de Tavera tiene una reserva almacenada de 46 millones de metros cúbicos, lo que indica que hay garantía de que la cuenca de Tavera-Bao y Lope Angostura tenga agua suficiente para garantizarle el líquido a Santiago.
“Solamente estamos restringiendo el agua de riego”, precisó durante la Mesa del Agua.

Disminuye el agua destinada para riego

Olgo Fernández precisó que sólo se dispone de 9.45 metros cúbicos para el riego de los canales Francisco Ulises Espaillat, Mesie Bogart y la cuenca baja de Montecristi. La sequía que golpea el territorio nacional, desde el 2013, ha diezmado la agrícultura y el ganado en las diferentes regiones del país. Las instituciones involucradas al sector agua han tomado medidas de racionalización.

FUENTE