Ansiedad-Raccoonknows.jpg

 

La ansiedad es un problema común en una gran cantidad de personas en nuestra sociedad, porque hemos pasado de un estilo de vida tranquilo, a un estilo de vida muy estresante. Hoy, hablamos de soluciones prácticas para los problemas de ansiedad.

Acabar con la ansiedad en general

Lo primero que hay que mencionar es que, puesto que la ansiedad suele tener su origen en problemas como el estrés, es conveniente adoptar un estilo de vida más relajado, sin tantos sobresaltos, y que permita a la mente estar más tranquila.

Es evidente que no siempre se puede optar por esto, ya que, en algunos casos, las obligaciones sociales, familiares o laborales implican ese grado de estrés, que acaba generando la ansiedad que ahora tienes.

Sin embargo, debes tener en cuenta que lo más importante, por encima de todo lo demás, es tu salud. En este sentido, si notas que el ritmo al que estás viviendo está afectándote en lo emocional, en lo físico o en lo mental, deberías replantearte tu estilo de vida.

Para ello, lo primero que deberías hacer es dejar de contar con tantas obligaciones. No todo el mundo es capaz de hacerse cargo de la misma cantidad de obligaciones, y no debes sobrecargarte solo porque otra persona sea capaz de soportarlas.

Por otro lado, si no puedes cortar con esas obligaciones, lo más conveniente será que seas capaz de sacar algunos minutos al día para distraer la mente. No sabes cuánto pueden ayudarte 30 minutos de relajación al día, por mucho estrés que vivas en las otras 23 horas y media.

Acabar con la ansiedad concreta

Ahora bien, puede que tu estrés no se deba a un estilo de vida estresante en general, sino que tengas un problema concreto, que es acuciante, y que te está atacando los nervios, generándote esa ansiedad.

En esos casos, la única opción viable, es acabar con dicho problema. Recuerda que todos los problemas tienen solución, y, sobre todo, recuerda ese proverbio que reza: “No te preocupes por nada: Si tu problema tiene solución, debes resolverlo, no preocuparte. Y si no lo tiene, de nada te sirve la preocupación”.

Es decir, debes ponerte a trabajar por resolver el problema. Y si no crees que el problema pueda resolverse, entonceslo mejor es que te olvides de él y dejes de preocuparte, porque no tiene sentido hacerlo.

Soy consciente de que esto puede implicar enfrentarse a un problema que te da miedo. Pero, en ese caso, tu ansiedad proviene del miedo que te da enfrentarte a la situación en cuestión, por lo que, si no lo enfrentas, no podrás resolver la ansiedad.

En cualquier caso, como hemos mencionado, si tu ansiedad se debe a un problema concreto, debes resolver dicho problema concreto u olvidarte de él. Es tu decisión cuál de los dos caminos seguir, dependiendo de cuál sea más reconfortante y sencillo de llevar a cabo.

Verás cómo, tomes la decisión que tomes, habrás dado un paso más en el proceso de solución. 

Consejos para solucionar la ansiedad

Por último, vamos a señalar algunos de los consejos prácticos para resolver la ansiedad de TerapiaDeParejaWeb.com (sobre todo cuando son del primer tipo, es decir, la ansiedad general, ya que la solución a los del segundo tipo, depende de cuál sea el problema concreto que tienes):

1. Meditación: No por tópico deja de ser cierto y útil. Como ya hemos comentado, unos cuantos minutos al día de dejar la mente en blanco y alejar los problemas, pueden ser de lo más reconfortantes. Y, para lograr esto, una de las formas más sencillas es con la meditación… ¡Y no hace falta que salgas de casa para ello!

2. Ejercicio: Otra de las grandes opciones para alejar la ansiedad, es el ejercicio. El ejercicio no solo te permitirá dejar la mente en blanco como la meditación, sino que, además, te ayudará a liberar endorfinas, que calmarán el cerebro y lo relajarán. No es casual que la mayoría de altos ejecutivos realicen deporte varias veces por semana.

3. Contacto con la naturaleza: El contacto con la naturaleza también puede ser una muy buena forma de alejar los problemas de ansiedad. La naturaleza, por lo general, tiende a relajar a las personas. Si a eso le sumamos que las ciudades son estresantes, tenemos como resultado que, salir una vez a la semana al campo, puede ser de gran ayuda. Además, puedes mezclar este punto con el anterior para un mejor resultado.

4. Semana sabática: Quizá tu mayor problema es que estás demasiado hastiado por llevar mucho tiempo con todas las obligaciones sin poder descansar de ellas ni un solo minuto. En esos casos, es probable que la mejor opción sea tomarse una semana sabática y, tras ella, retomar todos esos asuntos con la intensidad de siempre.

5. Charlar con alguien: Por último, también tienes la opción de charlar con alguien. Parte del estilo de vida relajado que había en el pasado, se debe a que la gente hablaba con el párroco de la iglesia en el confesionario. Hoy esto no se estila, pero seguro que hay camareros que están dispuestos a escuchar tus problemas. Y después de contarlos, te sentirás mejor.

Como ves, existen multitud de soluciones prácticas para los problemas de ansiedad, y solo hay que entender cuál es la raíz de nuestra ansiedad para ponerse a trabajar en acabar con ella. ¡Atrévete y vive menos estresado!

Fuente