portaaviones USS Gerald R. Ford (CVN 78)-RACCOON KNOWS

Se espera que el buque de guerra más caro jamás construido, el portaaviones USS Gerald R. Ford (CVN 78) de 12.900 millones de dólares, se una a la flota de la Marina de Estados Unidos en septiembre, dijo un funcionario de la Marina.

Sean J. Stackley, el subsecretario de la Marina para adquisiciones, dio el calendario para el súper portaaviones de 100.000 toneladas y 335 metros de largo en una declaración preparada para el Comité de Servicios Armados del Senado el miércoles.

Hasta marzo, el Ford, cuya construcción comenzó en 2009, estaba completado en un 97%, dijo Stackley. Dijo que se espera que el portaaviones comience las pruebas de mar en julio y sea entregado a la Marina por Newport News Shipbuilding dos meses más tarde.

El barco lleva el nombre del presidente no. 38, quien murió en 2006. Ford sirvió a bordo del USS Monterey durante la Segunda Guerra Mundial y fue dado de alta de la Marina como teniente comandante.

Stackley dijo que está programado que el siguiente portaaviones de la clase Ford, el USS John F. Kennedy (CVN 79), sea inaugurado en 2020. Ese barco estaba completado en un 18% hasta marzo, dijo.

Ilustración del USS John F. Kennedy (CVN 79)

El tercer portaaviones de la clase Ford, el USS Enterprise (CVN 80) está listo para empezar su construcción en 2018, dijo Stackley.

El calendario para los buques de guerra más grandes de la Marina se presenta cuando Stackley le dio a los legisladores la solicitud de presupuesto de la Marina para los próximos cinco años. El servicio quiere gastar 81.300 millones de dólares para ese período a fin de construir 38 buques de guerra, dijo.

Esa solicitud incluye las primeras sustituciones para los submarinos de misiles balísticos antiguos de clase Ohio, nueve submarinos de ataque de clase Virginia, 10 destructores de clase Arlegh Burke y un número más pequeño de otros buques de superficie.

El objetivo del plan de construcción es tener una fuerza de batalla de la Marina de 308 buques para el 2021, según el testimonio de Stackley.

FUENTE