SANTO DOMINGO. Rancier Almonte era un niño de tres años de edad que estaba parado en la puerta de la sala de su casa, cuando una bala perdida le impactó y destruyó sus intestinos y otros órganos...