“Siento que hoy no necesito el paracaídas”. Así, sin más, Antti Pendikainen “decidió” —seguramente fue planeado— que se iba lanza a 4.000 metros de altura desde un globo...