El reguetonero puertorriqueño David Sánchez Badillo Tempo quedó en libertad el jueves tras su arresto, luego de que las autoridades no encontraran evidencia en su contra en el vehículo en el que transitaba.

“Deseo que todos mis seguidores estén tranquilos. No he fallado. Gracias por la confianza que han depositado nuevamente en mí. Como he expresado, me encuentro entregado a mi carrera artística. Por el momento, no daré más declaraciones sobre el asunto”, subrayó el intérprete urbano.

Antes de la detención, Tempo compartía con los jóvenes graduandos de la Escuela Vocacional Antonio Fernós Isern de San Lorenzo, que pudieron realizar su senior prom tras ser víctimas de robo y se dirigía a un estudio de grabación.

Sánchez Badillo fue arrestado a la 1:26 de la madrugada del jueves con tres acompañantes, luego de que agentes adscritos a la División de Patrullas y Carreteras de San Juan realizaran una intervención, en hechos ocurridos en la Carretera PR-2 frente al campo de golf de San Juan.

El abogado Ernie Cabán asumió inmediatamente la representación legal de Tempo, quien permaneció arrestado por algunas horas en un cuartel de Hato Rey por la  infracción de tránsito y alegada posesión de sustancias controladas. “No había motivos fundados para tenerlo aquí”, subrayó inicialmente Cabán.

El abogado destacó que “está triste por la situación innecesaria que afrontó, pero positivo porque ha servido para demostrar que él está cumpliendo con sus condiciones. Tenía su vehículo al día, su licencia al día, no estaba manejando en estado de embriaguez, no tenía sustancias controladas; ni él ni su equipo de trabajo”.

A Tempo le restan siete años por extinguir de una probatoria federal por un caso de narcotráfico, pero dicen sus abogados que ha cumplido con todas las condiciones establecidas.

El intérprete de “Bailando quiero verlas” y quien se encuentra también enfrascado en una polémica con el también rapero René Pérez Joglar Residente, continuará con sus proyecto discográficos y alistándose para lanzar un nuevo álbum.

Fuente