Hillary Clinton-president-raccoon-knows

Washington.- En su primer viaje a Nevada como precandidata presidencial demócrata, Hillary Clinton advirtió este jueves de que EEUU debe confrontar la “dura verdad” sobre las tensiones raciales en el país, al tiempo que también defendió una agenda en bienestar de los latinos.

“En los próximos días preguntaremos nuevamente qué provocó esta terrible tragedia, y hacia dónde debemos encaminarnos como nación… ¿cuántas personas tienen que morir antes de que actuemos?”, preguntó Clinton a manera de retórica, aunque no precisó respuestas.

Clinton reaccionó así a la masacre de nueve personas en una iglesia afromericana en Charleston (Carolina del Sur), a manos de un hombre blanco que, momentos antes del ataque, hizo comentarios racistas.

Por otra parte, Clinton defendió los alivios migratorios anunciados en noviembre pasado y, en clara alusión a grupos conservadores que recetan la expulsión de los indocumentados, también salió en defensa de los “Dreamers”.

“Lucharé contra cualquier intento de exponer a los Dreamers a la deportación”, prometió Clinton, quien además alentó a los padres latinos le hablen a sus bebés en español.

La secretaria de Estado regresó a Las Vegas (Nevada) –su segunda vez desde una celebración del Cinco de Mayo pasado- para participar en la 32 conferencia anual de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Elegidos (NALEO), que representa a políticos latinos de ambos partidos y de todo EEUU.

Según Clinton, este último incidente de violencia debe obligar a Estados Unidos a encarar las “duras verdades sobre la raza, violencia, armas y divisiones” que persisten en el país.

Pese a un discurso altamente emotivo en contra de la violencia de las armas, Clinton no recetó medidas concretas para combatirla, y su campaña tampoco ofreció detalles.

Tanto demócratas como republicanos cortejan activamente el voto de los hispanos y, según observadores, las posturas migratorias de los candidatos determinarán en buena parte el apoyo que reciban de la comunidad inmigrante.

Según su campaña, Clinton mantendrá los alivios migratorios –ahora bloqueados en los tribunales- y apoya una vía hacia la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados.

Clinton también ha dicho que se opone a la detención de niños y demás grupos vulnerables. aunque el año pasado, durante la crisis humanitarian en la frontera sur, ocasionó una ola de críticas cuando dijo que solo aquellos con casos válidos de asilo podrían quedarse en EEUU.

Se calcula que unos 25 millones latinos serán elegibles para votar, aunque su inscripción y movilización a las urnas es el principal reto de los grupos cívicos latinos.

El propio director ejecutivo de NALEO, Arturo Vargas, ha dicho en cada foro público que el camino hacia la Casa Blanca pasa por los barrios latinos del país.

La conferencia anual de NALEO reúne entre hoy y mañana viernes bajo un mismo techo a unos 1,200 líderes latinos locales, estatales y federales.

Además de Clinton, se prevé la participación de los precandidatos presidenciales, Bernie Sanders, independiente por Maine, y Ben Carson, un neurocirujano afroamericano afiliado al Partido Republicano.

FUENTE