Jeffrey Wood-Texas-Inyeccion letal-Raccoon Knows

Días antes de que Jeffrey Wood recibiera la inyección letal por su rol en un robo donde hubo una víctima fatal hace 20 años, la Corte de Apelaciones Criminales de Texas

Wood no mató a nadie. Todos, incluyendo la fiscalía, concuerdan.

Pero a menos de que el gobernador de Texas conmute la pena de último momento, Wood será ejecutado con una inyección letal el miércoles por la noche por haber participado en un robo con una víctima fatal hace 20 años.

En 1999, Wood, quien entonces tenía 22 años, esperaba en una camioneta mientras su amigo Daniel Reneau entró a una gasolinera en Kerrville, Texas, para robar la caja fuerte de la tienda. Reneau terminó matando al encargado durante el robo.

La mayoría de los estados permiten distinguir entre los cómplices y los que físicamente realizan el crimen.

Pero en Texas, el estar en esa camioneta y tomar parte del robo es suficiente para que Wood fuera encontrado culpable de asesinato y enviado al corredor de la muerte.

El abogado de Wood, Jared Tyler, ha argumentado que debe existir una distinción. “Es raro, tanto dentro como fuera de Texas, que una persona sea sentenciada a la pena de muerte luego de ser encontrada culpable bajo este tipo de ley”, dijo.

El crimen

Reneau era un vagabundo que llegó a Kerrville durante el verano de 1995. Para noviembre de ese año, conoció a Wood a través de un amigo. Realizaron ‘couch-surfing’ y vivieron en varios moteles del pueblo.

Eventualmente, ambos se fueron a vivir a una casa rodante junto con sus respectivas novias. La novia de Woods, Nadia Mireles, notó que Reneau comenzó a tener un comportamiento “errático y amenazante” una vez que los cuatro comenzaron a vivir bajo el mismo techo, según documentos de la corte. Reneau había comenzado a armarse y a cometer crímenes.

En diciembre de 1995, Wood y Reneau robaron armas y las guardaron en el remolque.

Entonces tuvieron el plan de robar la caja fuerte de una gasolinera Texaco luego de que Wood y Reneau se enemistaron con los encargados tras haber trabajado en ese lugar.

Kris Keeran, el encargado al que Reneau eventualmente le dispararía, permitió que los dos entraran a la tienda y tomaran boletos de lotería. Los tres, junto con un subgerente, discutieron “cómo defraudar la tienda de dinero”, de acuerdo con documentos judiciales. Keeran luego cambió de opinión sobre robar la tienda, lo que frustró a Reneau, según los documentos.

Sentado en la camioneta prestada afuera de la gasolinera la mañana del 2 de enero de 1996, Wood esperó a que Reneau robara la caja fuerte.

Este viernes, en su cumpleaños 43, Wood recibió la noticia de que se ha suspendido de manera temporal su ejecución.

La orden de dos páginas contenía dos argumentos enviados por la defensa para su resolución en la corte.

Uno de ellos argumentó que existió “testimonio falso y engañoso” presentado por un psiquiatra de la fiscalía y que fue en violación al debido proceso. El otro afirma que el juez también violó el debido proceso porque estaba basado en falsa evidencia científica a través de “testimonio psiquiátrico falso con respecto a la futura peligrosidad (de Wood)”.

Sin embargo la orden no abordó otros argumentos de la defensa, entre ellos que la participación de Wood fue demasiado mínima como para que merezca la pena de muerte bajo la Octava Enmienda.

Su defensa ha argumentado, en numerosas ocasiones, que Wood no sabía que Reneau traía un arma y que le dispararía a Keeran.

Reneau fue ejecutado en 2002.

La ley de las partes

El estatuto de Texas que comúnmente se refiere a la ‘ley de las partes’ abolió distinciones entre cómplices y autores principales y cada parte de un delito puede ser acusado y declarado culpable sin importar si él actuó de una forma u otra.

Crucialmente, agrega: “Si, en un intento de realizar una conspiración para cometer un crimen, otro criminal es comprometido por uno de los conspiradores, todos los conspiradores son culpables del crimen cometido, aunque no tuvieran intención de cometerlo”.

La ley no solo existe en Texas. En otros estados es llamada “responsabilidad del cómplice” o “responsabilidad Pinkerton”, como resultado del caso de 1946 discutido por la Corte Suprema Pinkerton vs. Estados Unidos, de acuerdo con la Coalición Nacional contra la Pena de Muerte (NCADP, por sus siglas en inglés).

El estatuto cercano a la ley de partes de Texas también está en la legislación de Georgia, según la NCADP. En septiembre de 2015, Georgia ejecutó a Kelly Gissendaner, quien fue encontrada culpable de asesinado por convencer a su amante de que matara a su esposo en 1997.

FUENTE