image

 

¿Sigues sin comprender por qué en los últimos años de tu adolescencia y los comienzos de tus 20 tu cuerpo cambió tanto? De repente, lo que comes ya no desaparece por arte de magia como estabas acostumbrada. Y es que sigues comiendo lo mismo que cuando tenías 13, pero tu organismo ya no lo procesa de la misma manera.

Llegó la hora de afrontar las consecuencias de comer a toda hora sin medir la cantidad ni la calidad de la comida; atrás quedaron las noches en que jugábamos a quién podía comer más pizza… Ahora es tiempo de tratar a nuestro cuerpo como se lo merece…

¿En qué consiste el metabolismo?

El metabolismo es el proceso que convierte todo lo que comemos y tomamos en energía y absorbe los nutrientes para mantenernos activas. Su velocidad es determinada por diversos factores: la edad, el sexo y el tamaño del cuerpo. Sí, ¡exacto! Esta es la razón por la que los hombres comen mucho más y aun así se mantienen delgados.

También hay otros dos factores que condicionan la velocidad de tu metabolismo: la cantidad de ejercicio físico que realizas y el tipo de alimentación que llevas, ya que hay alimentos que requieren más energía para digerirse que otros. Por lo tanto, si te ejercitas lo suficiente y la mayoría de alimentos que consumes son nutritivos, mantendrás tu metabolismo andando.

¿Tengo un metabolismo lento?

Las personas con metabolismos lentos a menudo sufren síntomas como problemas de tiroides, cabello y piel seca, dificultad para concentrarse y sensación de frío constante. También les cuesta más bajar de peso y engordan más rápido.

Todo esto también puede estar condicionado por la genética o por problemas de salud.

¡Siempre puedes mejorar tu situación!

Ahora bien, al contrario a lo que todos creemos, la velocidad del metabolismo no es algo imposible de cambiar, pues -como ya vimos- en gran medida depende de factores que están bajo nuestro control, como el consumo de calorías, el ejercicio físico y el descanso.

Por lo tanto, no culpes más a tu metabolismo si no logras adelgazar, ya que si mantienes una dieta completa y nutritiva combinada con ejercicio físico, ¡no habrá obstáculos que te impidan disfrutar de tus metas!

Fuente