Los drones (y en este caso no nos referimos a los militares) desde hace tiempo están disponibles para el público en general y cualquier persona con el dinero suficiente puede comprar uno de ellos. Debido a que se trata de vehículos aéreos que podemos controlar a distancia las autoridades están tomando medidas para que estos aparatos no sean vistos como una amenaza, o bien para que no sean usados para violar la privacidad de otras personas o molestarlas. Hasta el momento las opiniones sobre el tema han resultado mixtas, pero en el caso de Japón las cosas están un poco más claras. Particularmente en Tokio, desde hace poco los entusiastas de los drones tienen prohibido utilizarlos en los parques públicos.

Tokio prohíbe el uso de drones en algunos espacios públicos

De acuerdo con lo anunciado por las autoridades, los drones han sido prohibidos en algunos espacios públicos debido a que implican un riesgo para la seguridad de la gente, lo cual tiene sentido si un usuario poco experimentado es quien está controlando el aparato. Estos drones pueden resultar ser bastante pesados, y si uno de ellos cae sobre alguien desde una altura considerable podría provocar serias lesiones, además no debemos olvidar que los motores usan aspas rotativas que también resultan peligrosas.

Pero hay más: las autoridades han llegado a esta medida también debido a un suceso ocurrido luego de que se anunciara la nueva política de energía nuclear del país. ¿Qué tiene que ver eso? Sucede que en aquél entonces un hombre decidió usar un dron para depositar material radiactivo en el techo de la residencia del primer ministro del país, una forma de protesta bastante peculiar.

Hasta el momento los drones no están permitidos en más de 80 parques públicos de Tokio y las multas ascienden hasta más de $400 dólares.

FUENTE