Arbol derribado

La tormenta que afectó anoche el Gran Santo Domingo causó destrozos, que incluyó la caída de varios árboles, semáforos dañados, charcos de aguas y el servicio energético cortado en muchas zonas. El fenómeno, que empezó alrededor de las 8:00 de la noche, estuvo acompañado de una tormenta eléctrica y fuertes tronadas.

La ciudad fue sacudida por fuertes vientos que arrancaron de cuajo varios árboles y letreros. Un caso se dio en la avenida Leopoldo Navarro, donde miembros de la Autoridad Metropolitana de Transporte (Amet) se trasladaron a viabilizar el tránsito y a mover la gran planta que a su caída atravesó casi toda la vida.

También en la avenida Máximo Gómez con Pedro Henríquez Ureña un gran árbol cayó y todavía hoy no ha sido retirado, informó la Amet en su cuenta de Twitter. En el lugar hay miembros del Cuerpo de Bomberos y de la entidad, que avisó que la zona está congestionada por la situación.

Otro árbol se derrumbó en una de las casas del sector Villa Aura, en el municipio Santo Domingo Este, lugar donde también varios letreros y vallas cayeron a tierra. En esa zona el servicio eléctrico sufrió daños, pero las unidades de Edesur lo restablecieron pasadas las 11:00 de la noche.

Los grandes charcos también se registraron y todavía a esta hora los que afectan a la avenida Doctor Defilló, en Los Prados, frente a este medio de comunicación, está impidiendo el paso de vehículos y peatones. Solo algunos conductores de vehículos altos y motores se atreven a cruzar la vía. El otro se formó en el kilómetro 9 de la autopista Duarte en la calle aledaña donde se colocan los carros que hacen la ruta que va a la Nicolás de Ovando.

En las intersecciones de las avenidas Máximo Gómez y 27 de Febrero los semáforos dejaron de funcionar, pero los agentes de la Amet se encargaron de viabilizar el tránsito. También en la Gómez con John F. Kennedy un camión cargado de tomates y berenjenas se volteó y congestionó el tránsito.

Algunas calles del Distrito Nacional se anegaron de gua, impidiendo el paso de vehículos y peatones, entre ellas la Josefa Brea, Pedro Livio Cedeño, y la Duarte. Igualmente, ocurrió con las vías en el entorno del estadio Quisqueya que era casi imposible transitar por ellas y el agua entraba a lagunas casas.

FUENTE