varicess-aloe vera-zanahoria- vinagre de manzana-Raccoonknows.jpg

 

Las varices son venas dilatadas que se encuentran cerca de la superficie de la piel y suelen aparecer en las piernas y tobillos.

  • La sangre se acumula debido a un mal funcionamiento de las válvulas venosas y fruto de la mala circulación se desarrollan las venas varicosas o varices.
  • Asimismo, aspectos como el sobrepeso y momentos como el embarazo pueden favorecer su aparición.
  • También son propensas aquellas personas que tienen empleos que les hacen pasar mucho tiempo de pie, si bien son más frecuentes entre en las mujeres y las personas de avanzada edad.

La cuestión es que no solo son un problema antiestético sino que se pueden convertir en algo molesto.

Aunque pueda parecer que todas las varices son iguales, lo cierto es que no es así.

Así,  en función del desarrollo que presente su color e intensidad serán de un grado diferente. Podemos encontrar hasta cuatro estadios de varices:

Varices de grado 1

  • En este tipo de varices las venas finas son de color violáceo. A veces pueden tener forma estrellada, y se denominan arañas vasculares.
  • Por lo general, solo suponen un problema de tipo estético. No obstante, en determinadas ocasiones pueden producir sensación de pesadez y cansancio en las piernas.

Varices de grado 2

Las venas se van haciendo más visibles y se presentan una serie de síntomas recurrentes como:

  • Pesadez y cansancio en las piernas
  • Dolor
  • Calambres
  • Hormigueos
  • Sensación de calor
  • Picores y escozores

Varices de grado 3

Las venas están más dilatadas y los síntomas van aumentando progresivamente.

Pueden aparecer hinchazón, edemas y cambios de coloración en la piel.

Varices de grado 4

Este tipo de varices suelen aparecer en zonas con eczemas o  úlceras. Puesto que las úlceras son difíciles de tratar y pueden infectarse con facilidad son las más delicadas.

Así, lo más recomendable es acudir al médico.

Por fortuna, si te aqueja este problema y quieres comenzar a combatirlas, ahora lo tienes más fácil que nunca.

Para ello puedes recurrir a determinados tratamientos naturales que te ayuden a aliviar los síntomas.

Gracias a las propiedades de ingredientes como la zanahoria, el aloe vera y el vinagre de manzana podemos encontrar una solución efectiva.

Crema de zanahoria, aloe vera y vinagre de manzana para las varices

Ingredientes

  • 1 taza de zanahoria rallada (115 g)
  • 7 ½ cucharadas de aloe vera (115 g)
  • Vinagre de manzana (cantidad necesaria)

Vinagre de manzana

Para tratar las varices, no hay nada mejor que el vinagre de manzana, este es ideal para estimular la circulación y, además, tiene propiedades antiinflamatorias.

Las compresas de vinagre por sí solas también son muy efectivas para aliviar los síntomas de las varices. Deberemos colocarlas sobre la zona afectada y dejarlas actuar por 20 minutos.

Aloe vera

El aloe vera es una planta muy adecuada para tratar todo tipo de problemas cutáneos. En este caso nos será muy útil gracias a sus propiedades calmantes y antiinflamatorias.

Zanahoria

La zanahoria destaca por su aporte de beta-carotenos y antioxidantes, que también nos serán de gran ayuda para paliar todos esos síntomas relacionados con las varices, así como para mejorar su aspecto.

Preparación

Las cantidades indicadas en los ingredientes son orientativas. En cualquier caso, ten en cuenta que debes utilizar la misma cantidad de aloe vera que de zanahoria.

  • Lo primero que tendrás que hacer será pelar la zanahoria y licuarla hasta triturarla por completo. Obtendrás una pasta suave al terminar.
  • A continuación, retira las espinas de la hoja de aloe vera, córtala transversalmente y, con ayuda de una cuchara, retira el gel interior.
  • Incorpóralo a la pasta de zanahoria.
  • El siguiente paso será agregar el vinagre de manzana. Hazlo de a poco para no excederte. Nuestro objetivo es obtener una pasta suave y cremosa.

Es importante que no quede demasiado líquida, ya que esto dificultaría su aplicación.

  • Sigue licuando hasta obtener la textura deseada y hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.

Modo de aplicación

  • Para obtener los mejores resultados deberemos aplicar la crema a diario.
  • Esparce la preparación sobre las várices y masajea en sentido ascendente, desde los tobillos hacia las pantorrillas, para estimular el flujo sanguíneo.
  • Deja que actúe por al menos 30 minutos y enjuaga con agua fría o tibia.

Fuente