La ciática es la irritación del nervio ciático por compresión del nervio o hernia discal en la zona lumbar o sacra como causas más comunes. Cursa con dolor, debilidad, entumecimiento y/o hormigueo por todo el recorrido del nervio, es decir, zona lumbar, nalgas, parte posterior del muslo y parte posterior de la pierna, llegando al talón.

Los síntomas pueden empezar con un simple hormigueo y agravarse de repente por una mala postura, cargar excesivo peso, mantener una misma posición mucho tiempo, etc., hasta tal punto que resulte invalidante para caminar o moverse y obligue a mantener reposo.

Tratamiento de ciática

La mayoría de los episodios de ciática curan por si mismos, pero podemos acelerar la recuperación y calmar el dolor con algunos cuidados:

  • Haga reposo absoluto durante 24 horas.
  • Debe descansar en la cama de lado con una almohada entre las piernas o boca arriba con una almohada bajo las rodillas, nunca duerma boca abajo en una crisis por ciática.
  • En los dos primeros días aplíquese hielo en la zona que duela para bajar la inflamación, los siguientes días, aplíquese calor para mejorar la circulación y recuperación.
  • Puede tomar anti-inflamatorios o analgésicos como ibuprofeno o paracetamol. Si no mejora con estos fármacos, acuda al médico para que le recete otros más potentes.
  • Cuando el dolor desaparezca, debe estar unas semanas sin realizar ejercicio físico intenso.
 Prevención de la ciática

La ciática tiende a repetirse, en tal caso deberá acudir al médico para que determine la causa y tratarla. Hay unos consejos comunes para evitar que los ataques agudos se repitan con asiduidad.

  • Duerma en un colchón firme y use siempre almohada para evitar forzar la posición del cuello y columna.
  • Cuando esté de pie, reparta su peso entre las dos piernas, manteniendo la espalda recta.
  • Mantenga la cabeza y los hombros hacia atrás mientras camina.
  • Use zapatos de tacón bajo o talón elevado, nunca totalmente planos.
  • Si está sentado mucho tiempo, apoye la espalda y manténganla recta; las rodillas y la cadera deben estar a la misma altura, usando un taburete para los pies si es necesario.
  • Al levantar un objeto, hágalo con la espalda recta y usando los músculos de las piernas para levantarse.
  • Cuando conduzca, mantenga la espalda pegada al respaldo y si el viaje es largo, descanse cada poco tiempo.
  • Realice ejercicio que fortalezca los músculos de la espalda y zona lumbar como natación, yoga o pilates.

Fuente