image

 

No necesitas comprar caros productos ni pasar toda la mañana con una mascarilla puesta para lograr buenos resultados en casa. Prueba algunos de estos tratamientos caseros para hacer en minutos que te cuento a continuación, ¡y verás que nunca vas a abandonarlos!

Exfoliar con miel y azúcar

Exfoliar la piel es uno de mis tratamientos referidos, porque cuando terminas quedas con la piel radiante, suave y libre de la piel muerta que solo te opaca, da mal aspecto y crea granos y puntos negros. Si quieres hacerlo rápido y fácil, mezcla un poco de azúcar con miel y aplica en la ducha: moja tu cuerpo, masajea con la mezcla y luego enjuaga. ¡Listo!

Mascarilla ultra rápida

¿Comprada? ¡No! Casera y muy fácil de hacer. Solo necesitas mezclar una clara de huevo previamente batida con una cucharadita de vitamina C en polvo.

Cuando la tengas lista, aplica en tu rostro y deja actuar por 5 minutos. Luego enjuaga y comienza a disfrutar de tu nueva piel.

Aguacate refrescante

Si quieres combatir las arrugas y refrescar tu rostro al mismo tiempo, no dejes de utilizar las propiedades del aguacate o palta en tu cara. Lo único que debes hacer es tomar el fruto más fresco posible, cortarlo por la mitad, retirar la gran semilla, tomar la pulpa y aplicarla en la piel con suaves masajes. Deja descansar 5 minutos y enjuaga.

Puntas abiertas con manzanilla

El té de manzanilla no solo apacigua los nervios sino que también calma las puntas abiertas de tu pelo. Solo tienes que preparar un té con agua hirviendo, dejarlo enfriar y aplicarlo en el cabello antes del lavado. ¡Déjalo actuar por 5 minutos!

Facial mágico

Y para terminar quiero recomendarte este tratamiento facial que es un secreto para muchas y es perfecto para todas. Es normal que uses una crema con vitamina E en el rostro para darle un poco de energía a tu piel y que tu cara se renueve, pero en vez de eso, te propongo algo más fácil y concentrado: compra una cápsula de vitamina E (se vende en todas las farmacias), córtala y unta el aceite directamente en tu cara antes de acostarte.

Fuente