El presidente de Estados Unidos Donald Trump está teniendo tal vez su día más grande en cuanto a diplomacia hasta ahora, con llamadas telefónicas con hasta cinco líderes mundiales, entre ellos Vladimir Putin de Rusia y Angela Merkel de Alemania.

La llamada de este sábado fue la primera conversación telefónica de Trump con el presidente de Rusia desde su toma de posesión la semana pasada, y es una cuyo resultado será estudiado de cerca.

Matthew Chance de CNN en Moscú dijo que un sumario del Kremlin sobre la llamada hablaba sobre la estabilización de la relación entre las dos naciones y muchos otros temas, entre ellos la restauración de los lazos comerciales, el terrorismo internacional, la situación en Ucrania y la Península de Corea y la coordinación de acciones militares contra ISIS y otros grupos terroristas en Siria.

El sumario del Kremlin no menciona específicamente las sanciones de Estados Unidos contra Rusia. Lo que dice es que la restauración de los mutuos beneficios económicos “podría estimular aun más el desarrollo progresivo y estable de las relaciones bilaterales”, de acuerdo con una traducción de CNN al mensaje ruso.

Tanto Trump como Putin han dicho antes que les gustaría ver lazos más cálidos entre las dos naciones. No obstante, las relaciones entre Trump y su equipo con Rusia han estado bajo escrutinio después de los señalamientos de que Moscú intervino en las elecciones del año pasado en Estados Unidos.

Ronda de llamadas

Antes de hablar con Putin, Trump sostuvo una llamada con Angela Merkel y habló con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, un aliado clave en Asia.

La conversación de 45 minutos con Abe incluyó una discusión sobre la amenaza que representa Corea del Norte y ambos líderes acordaron hablar cara a cara en Washington el 10 de febrero.

Más tarde, Trump habló con el presidente de Francia François Hollande y el primer ministro de Australia Malcolm Turnbull.

FUENTE