Later that Same Life-Entrevista-raccoon-knows

Un hombre joven se sienta con un hombre mayor. Ellos hablan sobre la vida, sobre la esposa del hombre mayor y a dónde lo han llevado sus sueños. El hombre joven, parecido a Sam Claflin, es obviamente de una época diferente… su peinado y su ropa casi lo garantizan. ¿Acaso él es del pasado o el hombre más viejo es del futuro?

Esta es la escena de “Later that Same Life” (Esa misma vida, más adelante), un proyecto iniciado por el artista y comediante de improvisación, Stoney Emshwiller, cuando tenía apenas 18 años de edad. Ese es él a los 18 años, a la derecha, y a la izquierda se ve nuevamente a Emshwiller a los 56 años de edad.

La entrevista empalmada es encantadora y conmovedora por momentos… el Emshwiller mayor se muestra reticente a revelar qué ha sucedido en su familia, pero insta a su lado joven a “pasar el mayor tiempo posible con ellos”.

Fue un proyecto que Emshwiller empezó cuando todavía albergaba los grandes sueños de la juventud.

“¿Que si pasé mis días con el rock y el punk? ¿Sexo, drogas y rock’n’roll? No, yo era demasiado cerebrito e introvertido para todo eso”, escribe Emshwiller. Aun cuando encontró el amor y una carrera plena, él tuvo que confesarle a su lado joven que, eventualmente, la fama y la fortuna no fueron su final. Y de alguna forma, el joven Emshwiller parecía comprenderlo completamente.

El video que Emshwiller publicó es tan solo un pequeño fragmento de la secuencia que dice tener. Está intentando recaudar dinero para financiar todo el proyecto.

“Un reciente susto en mi salud (el que felizmente fue una falsa alarma) me hizo darme cuenta de que no voy a vivir para siempre, y que es tiempo de finalizar este proyecto”, escribe. “Así que finalmente voy a (traga saliva) encarar a mi lado joven y grabaré la otra mitad de la conversación”.

Es evidente que él tiene algunos admiradores: Su primer meta eran 10.000 dólares, pero casi se acerca a su “meta extendida” de 15.000 dólares. Con ese dinero, dice, restaurará la calidad de las cintas y grabará una conversación más larga. ¿Quién sabe? Quizá podría ser una película. Quizá todavía hay tiempo para la fama y la fortuna.

FUENTE