Decenas de personas se manifestaron ayer en el exterior de una iglesia en Manhattan, que sirve de santuario a indocumentados, para denunciar el vandalismo en el lugar con símbolos nazis. La semana pasada, miembros de Fourth Universalist Society, en Upper West Side, divisaron esvásticas pintadas en las puertas de la iglesia.

Los grafitis venían acompañados de la frase “oficina de la raza”. De acuerdo con el ministro sénior Schuyler Vogel, el mensaje hace referencia a las oficinas en la Alemania nazi que promovían la pureza racial y la persecusión a judíos.

El religioso dijo creer que la embestida contra la iglesia se debe a la reciente movilización de líderes del templo para proteger a indocumentados de la deportación.

“Queremos decirle a ellos que no estamos intimidados, que nos mantenemos fuertes del lado de la justicia y el amor”, sostuvo Vogel en entrevista con NBC.

La iglesia está ofreciendo $2,500 como recompensa a quienes ofrezcan pistas sobre los vándalos.

Fuente