lluvias

BARAHONA. Alrededor de las 9: 00 de la noche del martes las aguas del arroyo Buringa drenaron hacia el municipio Vicente Noble cubriendo las calles, viviendas y distintos tipos de establecimientos que estaban a su paso. El hospital y el cuartel de la Policía Nacional, ubicados en la parte baja del pueblo, también fueron alcanzados por el lodo que arrastraba el torrente.

Tras la inundación, producto de las lluvias que dejó a su paso el huracán Matthew, no se han reportado heridos en esta localidad de Barahona, según el director regional de Salud Pública, Luis Pérez.

Los pacientes que se encontraban en el hospital de Vicente Noble fueron despachados a sus hogares cuando el agua ocupó las salas de internamiento, cirugía, laboratorios y las oficinas administrativas. Otros fueron referidos al hospital regional de Barahona.

Los equipos del laboratorio, computadoras, escritorios y archivos resultaron dañados por el desastre natural.

“Tomamos la precaución de que a todos los pacientes que estaban ingresados los estabilizamos y les dimos de alta”, explicaba Cleila Pela, directora del hospital, cuyas paredes y techos agrietados dan cuenta del mal estado de la estructura.

Nadie durmió la noche del martes en Vicente Noble. En cada esquina se escuchaba a las personas hablar de cómo intentaban luchar contra las corrientes de agua que penetraron a sus hogares y dejaron a centenares con sus ajuares destrozados.

El asfalto de las calles se desprendió por completo en algunas zonas de este municipio dejando a varias comunidades incomunicadas temporalmente.

Los portones de las marquesinas de algunas casas también se desprendieron y varias paredes colapsaron por los torrentes de agua provenientes del arroyo.

“Esta agua no me dejó nada bueno. Me dejó sin cama, me dejó sin nevera”, narraba Cecilia Morillo, propietaria de un pequeño colmado en Barrio Nuevo de Vicente Noble, del que dependen ella, su esposo y cinco nietos.

Con el cuerpo cubierto de lodo tras los intentos de recuperar su negocio y su casa del barro esparcido, la mujer de 67 años lamentaba la desgracia de haber perdido la mercancía que almacenaba dentro de tres congeladores y el hecho de tener que pagar el préstamo que había tomado hace varias semanas para poder suplir su pequeña bodega.

Ante las fuertes lluvias que no cedieron desde la noche del martes hasta las 5:00 de la mañana del miércoles, Morillo y su familia tuvieron que refugiarse en una casa de dos niveles de un vecino.

Cada familia en particular realizaba los esfuerzos por despejar los frentes de sus casas y retirar los escombros y el lodo que dejó a su paso el agua proveniente del arroyo.

Parte de los barrios afectados en Vicente Noble fueron Los Maquitos, Centro Hermoso, Guatapanal, Los Galindos, La Cañada, entre otros.

Daños en Tamayo y Bombita

Aunque en menor intensidad, el Batey de Bombita y la comunidad de Tamayo, en la provincia Bahoruco, resultaron lesionadas por las lluvias producto del huracán Matthew, el cual se dirige a la Florida, y varias de sus calles se inundaron cubriéndose las entradas de las viviendas.

Florencio Durán, un productor de plátanos de Tamayo, aseguraba que en su finca más de un centenar de plantas se fueron abajo por los vientos y las lluvias.

En Bombita, 68 familias tuvieron que ser llevadas al liceo local debido a la intensidad de las lluvias y la anegación de los hogares.

FUENTE