aCUSADO-ARMAS-DROGAS-BRONX-RACCOON-KNOWS

NUEVA YORK – Una acusación federal contra 20 individuos fue revelada el jueves señalando su participación en una red que distribuía grandes cantidades de heroína y crack en el área de la avenida Hoe y la calle Aldus en El Bronx.

En un operativo conjunto de la Fiscalía Federal para el Distrito Sur, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) y el Departamento de Policía (NYPD), se detuvo al grupo de sospechosos, seis de los cuales fueron acusados también por posesión de armas usadas como apoyo en el tráfico de drogas.

“Como se indica en la acusación, los 20 individuos acusados hoy formaban parte de un peligroso equipo de traficantes de droga que sembraron el terror en un vecindario de El Bronx distribuyendo heroína y crack en edificios habitados por familias y niños, a una cuadra de una escuela pública”, dijo el fiscal federal de Manhattan, Preet Bharara. “Esta banda protegía sus dominios con armas, sin temor de dispararlas a la gente frente al edificio de El Bronx, tal como uno de ellos es sospechoso de hacerlo en mayo”.

Según las autoridades, varios de los acusados estuvieron involucrados en un reciente tiroteo contra dos personas frente a un edificio de apartamentos de la calle Aldus, donde las víctimas -afortunadamente- no fueron alcanzadas por los disparos.

Quince de las personas nombradas en el pliego acusatorio ya se encuentran bajo custodia federal para ser instruidos de cargos en una corte de Manhattan ante el juez Henry Pitman, según se informó. Uno de ellos estaba detenido con anterioridad por otro caso criminal.

Entre los sospechosos se nombra a Rafael Ojeda (51), Calvin Ojeda (24), Jonathan Ojeda (22), Servando José Gómez (41), Héctor Tirado (22), Travis Profit (28), Angel Sepúlveda (35), Eduardo Vázquez (23), Jason Pérez (24), Trevis Bowens (25), Jhovy Dionizio (27), Christian Dumes (33), Christian Ramos (26), Paquito Rodríguez (56), Gisette Rivera (56), Samuel Palmer (20), José Colón (48), Antoine Henderson (28), Adriel Ponce (25) y Christopher Richardson (22).

Según la fiscalía, los acusados participaron desde mayo del 2014 hasta julio de este año, en el tráfico de drogas y convirtieron uno de los apartamentos en centro de distribución de narcóticos que vendían en las escaleras del edificio y en otras áreas transitada por los residentes, incluyendo niños.

El director asistente del FBI, Diego Rodríguez, dijo que “los acusados cometían sus actos ilegales cerca a una escuela y rodeados de familias” y que “sin importarles la vida de inocentes, portaban y disparaban sus armas en congestionadas calles de la ciudad”.

Por su parte, el comisionado de Policía, Bill Bratton, señaló que “no hay lugar para el tráfico de narcóticos en nuestras comunidades ni para la violencia asociada a esta empresa criminal”. Asimismo, elogió la tarea conjunta del NYPD, la fiscalía federal y del FBI “cuyo trabajo en esta investigación ha llevado a estos individuos ante la justicia”.

FUENTE