Veteranos-Obama-Raccoon-Knows
Washington.- Han luchado en guerras y sufrido traumas pero, al regresar a EEUU, decenas de miles de veteranos viven en la calle por falta de techo. Pese a ingentes esfuerzos, la Administración Obama no podrá eliminar por completo el problema de los veteranos sin hogar para fines de 2015, como se había propuesto.

En 2010, cuando el presidente Barack Obama se trazó la ambiciosa meta de eliminar el problema para fines de este año, cerca de 75,000 veteranos vivían en la calle, pidiendo limosna o viviendo de la caridad. Esa cifra ha bajado en un 33% pero, según expertos consultados por este diario, queda mucho por hacer.

Según la Coalición Nacional para Veteranos Sin Hogar (NCHV), cerca del 40% de estos veteranos son negros o hispanos, pese a que representan el 10,4% y el 3,4%, respectivamente, de toda la población de excombatientes.

Se trata de un problema complejo, tomando en cuenta que muchos veteranos terminan en la calle porque pierden su trabajo y no pueden costear su vivienda; sufren problemas de abuso de drogas; tienen problemas mentales, o tienen una combinación de estos problemas.

Para mitigar el problema, la Administración Obama ha puesto un mayor énfasis en la contratación de veteranos en el sector privado y, en 2014, la Administración federal para Veteranos (VA) comprometió $1,400 millones para programas sociales que ayuden a los excombatientes sin hogar.

En el año fiscal 2014, VA ayudó a más de 72,000 veteranos a encontrar vivienda permanente o temporal, según datos oficiales.

Alcance del problema

Una encuesta del Centro para el Progreso Estadounidense (CAP, en inglés), indicó que en una sola noche en enero de 2014 había aproximadamente 49,933 veteranos sin hogar en EEUU.

En 2013, los veteranos conformaron el 12% de todos los adultos sin hogar en este país, según datos del Departamento de Vivienda.

Es una situación “vergonzosa” y “reprochable”, según observadores, porque son soldados que han sido desplazados a lugares inhóspitos en defensa del país.

“Ningún veterano debe quedarse sin techo; lo han sacrificado todo por nuestro país y lo menos que podemos hacer es asegurarnos de que tienen dónde vivir, y por eso erradicar este problema es una de mis prioridades”, dijo el congresista demócrata por Arizona, Rubén Gallego, miembro del Comité de las Fuerzas Armadas de la Cámara de Representantes.

Gallego señaló que ciudades como Phoenix (Arizona), Houston (Texas) y Salt Lake City (Utah) han registrado enormes avances en esta lucha pero, a su juicio, “queda mucho por hacer”, por lo que prometió trabajar con la Administración Obama y otros líderes del Congreso para que los veteranos tengan los recursos que “necesitan y merecen”.

Un problema variante

En un extremo está el condado de Los Angeles (California), donde, debido a una débil recuperación económica, el número de personas sin hogar, en general, aumentó en un 12% en los últimos dos años, a poco más de 44,000, según un estudio difundido el lunes pasado por la Autoridad de Vivienda del estado.

La buena noticia es que el número de veteranos sin hogar bajó en un seis por ciento, a alrededor de 4,000, gracias a una infusión de fondos estatales y federales.

El condado de Los Angeles ha colocado a más de 7,500 veteranos en viviendas desde 2013, y el alcalde de la ciudad, Eric Garcetti, reiteró su compromiso de eliminar el problema en su urbe para fines de 2016.

De hecho, la senadora demócrata por California, Dianne Feinstein, aplaudió hoy la apertura del “Edificio 209”, que dará cobijo a unos 65 veteranos sin hogar en el recinto de VA en el Oeste de Los Angeles (“West LA VA).

Feinstein prometió seguir trabajando con el secretario de VA, Robert McDonald, para conseguir los fondos que permitan completar otros proyectos dentro del complejo residencial, ahora bajo investigación por presuntas irregularidades y trato negligente de los veteranos.

Por otro lado, Houston, que tiene la segunda concentración más grande veteranos en EEUU, ha logrado eliminar prácticamente el crónico problema de vivienda entre ellos.

La alcaldesa de Houston, Annise Parker, hizo el histórico anuncio durante un evento el lunes pasado, rodeada de funcionarios de alto rango de la Administración Obama.

La cuarta ciudad más grande del país lo logró con la ayuda de 35 agencias locales que juntas crearon un sistema integral para ayudar a más de 3,650 veteranos a encontrar vivienda permanente en los últimos tres años en los condados Harris y Fort Bend.

Piden solución “integral”

A Rick Weidman, director ejecutivo para asuntos gubernamentales del grupo “Vietnam Veterans of America”, no le sorprende si EEUU no logra erradicar el problema este año porque, a su juicio, éste requiere una solución integral y la participación de todos los sectores.

“No se trata solo de darles cupones o subsidios de vivienda. Los veteranos necesitan una solución integral, con servicios que atiendan todas sus necesidades… sin eso, muchos terminarán nuevamente en la calle”, dijo a este diario Weidman.

“Lo que sí funciona es un modelo integral, que incorpore las ideas de activistas de estas organizaciones de veteranos y grupos comunitarios y, sobre todo, que atienda todas las necesidades… obviamente, el Congreso tiene que echar el hombro”, enfatizó.

FUENTE