Vinicio Castillo llama "rastreros y sucios" a Tony Isa y a sus jefes

SANTO DOMINGO, RD.- El pleito entre el nuevo ministro de Energía y Minas y quien ocupara su puesto, Pelegrín Castillo Semán, se extiende cada día ahora con la suma de otro actor: el hermano del exfuncionario, el diputado Vinicio Castillo Semán, quien defendió la honorabilidad con que su pariente se desempeñó en el cargo.

En ese sentido, señaló que el actual incumbente del Ministerio de Energía y Minas, Antonio Isa Conde, ni sus jefes “´no tienen calidad alguna para cuestionar a su hermano y que son “unos rastreros y sucios”

“Ni Tony Issa ni sus jefes tienen calidad alguna para poner en su boca y cuestionar a Pelegrín. Son unos rastreros sucios !”, dijo el legislador en su cuenta de Twitter.

“Si aquí hubiera justicia, Tony Issa debió ser juzgado por el saqueo más grande de la historia, en que terminó la privatización que dirigió!”, agregó y dijo que su hermano Pelegrín dejo el cargo por defender los principios de su familia, que se opuso abiertamente a la reelección presidencial.

Ese gesto, dijo Castillo Semán “irritó a mucho a estos depredadores y de ahí sus ataques”. “El que está robando, o beneficiándose de un ministerio, no renuncia por principios. Rastreros!”, señaló por el mismo medio.

La reacción de Castillo Semán se da luego de que Isa conde diera a conocer un informe en el que señala que cuando asumió el Ministerio de Energía y Minas aplicó un saneamiento de la nómina, que produjo un ahorro mensual de casi cinco millones de pesos y que la redujo en 70 empleados que consideraba innecesarios.

De igual manera, cuestionó la forma en que Pelegrín Castillo hizo uso del presupuesto de la institución, del cual señaló que consumió más del 56% en menos de cuatro meses, lo que fue respondido por el imputado en que tuvo que manejarse así debido a que una partida de dinero que tenía que recibir fue asignada al Ministerio de Industria y Comercio para el pago de una nómina.

De su lado, Isa Conde al defender el informe emitido dijo ayer domingo que lo que encontró en la entidad que ahora dirige fue un gran “déficit indesmentible y proyectos que son espumas y burbujas”.

También pidió una auditoría a la Cámara de Cuentas o al Instituto de Contadores.

FUENTE