Santiago

Santiago. Un pastor evangélico herido de bala y más de diez personas detenidas fue el resultado de enfrentamientos ocurridos esta mañana entre agentes policiales y familias cuyas viviendas fueron derribadas durante un desalojo en el sector Cerro de Doña Julia, en la zona sur de esta ciudad.

Félix Taveras recibió un impacto de bala en su brazo izquierdo cuando se encontraba sentado frente a su vivienda y se originó una confrontación a tiros, pedradas y bombazos entre policías y personas afectadas con la medida.

Esta es la segunda ocasión en que supuestos representantes de la familia Pérez, quienes reclaman los terrenos por medio de un bufete de abogados, apoyados por agentes policiales, inclusive del equipo Swat, derribaban las viviendas de más de tres mil familias.

Un “gredar” supuestamente dirigido por un capataz del Ayuntamiento de Santiago, procedía esta mañana a demoler las casas, antes de que los propietarios retiraran todos los enseres domésticos.

Debido al enfrentamiento, la docencia fue suspendida en la escuela Grecely Martínez, del sector Pekín, localizada próximo al lugar del desalojo.

Neris Rodríguez, una de las afectadas, al observar que su vivienda era demolida por el “gredar”, lo consideró un abuso, ya que no le avisaron que iban a ser desalojados.

Explicó que residía desde hace más de un año en el lugar y que los terrenos donde estaba ubicada su vivienda ellos los compraron, no se los robaron ni los invadieron, y aseguró que tienen el documento que le avala la adquisición de buena fe del solar a los hermanos Pérez, que son quienes ahora los reclaman.

De su lado, José Miguel Valdez, otro de los afectados con el desalojo, calificó como un abuso la medida de derribar todas las viviendas de esta barriada.

Añadió que si iban a realizar el desalojo tenían que anunciarlo por lo menos un mes antes, lo que no ha ocurrido.

Las familias desalojadas utilizaron todo tipo de vehículos para transportar sus electrodomésticos a otros lugares, incluyendo a viviendas de parientes.

La situación de caos durante el desalojo fue aprovechada por algunos ladrones para sustraer pertenencias de familias afectadas por la acción. Por lo menos dos de estos fueron apresados por los policías que estaban en el lugar.

FUENTE