image

 

Si tu médico te ha indicado que tu colesterol está algo elevado, sabes que vas a tener que cambiar tus hábitos de vida. Es fundamental llevar una alimentación adecuada, practicar algo de ejercicio y seguir los tratamientos que los profesionales de la salud nos prescriban.

Ahora bien, dentro de esos pequeños cambios que debemos hacer en nuestra dieta, siempre te vendrá bien conocer sencillos remedios caseros que pueden ayudarte.

Tomar de forma regular zumo de limón con semillas de chía nos va a permitir regular los niveles de colesterol, de ahí que sea una opción fácil y económica, además de deliciosa, que no está de más tener en cuenta.

¿Te animas a probarla?

En ocasiones la naturaleza pone al alcance de nuestra mano verdaderos remedios para esas dolencias que, aunque cotidianas, no dejan de ser graves. Nunca le quites importancia al colesterol elevado.

Sabes que, a largo plazo, los riesgos son altos:

Padecer hipercolesterolemia supone tener el doble de probabilidades de sufrir un infarto de miocardio que aquellas personas con un nivel normal.

Cuando nuestro organismo ya no es capaz de absorber todo el colesterol que circula por la sangre, el sobrante se deposita en las paredes de las arterias y contribuye a su progresivo estrechamiento.
Es así como acaba originándose la arteriosclerosis.

Lo más peligroso del colesterol es que no percibimos síntomas, de ahí que solo pueda ser diagnosticado a través de un análisis de sangre. Es vital que establezcamos reconocimientos periódicos con nuestro médico.

zumo de limon y chia para el colesterol 2

Beneficios del limón para tratar el colesterol

En nuestro espacio te hablamos muy a menudo de los beneficios del limón para cuidar de tu salud en general. Ahora bien, lo que es posible que no sepas es que este cítrico es muy eficaz para reducir los niveles de triglicéridos:

El limón es un alimento alcalino que nos permite depurar el organismo. Gracias a ello optimizamos la función hepática y obtenemos un resultado hipolipemiante, es decir, conseguimos reducir los lípidos en sangre, así como el colesterol y los triglicéridos altos de forma natural.

El limón es un depurador tan efectivo que nos ayuda no solo a reducir el colesterol, sino que, además, favorece su eliminación y nos permite depurar grasas.

Tampoco podemos olvidar que el limón es muy rico en vitamina C. Esta vitamina, tal y como nos indican estudios como el publicado en la revista “The American journal of nutrition“, actúa como una protectora de la salud cardíaca:

Tomar zumo de limón de forma regular reduce en un 20% el riesgo de sufrir enfermedades del corazón.

Protege a las células de la oxidación producida por los radicales libres.

Estos resultados solo serán visibles si consumimos el limón fresco, y no en zumo envasado o en comprimidos.

Semillas de chía, un tesoro natural para la salud

No dudes en adquirir semillas de chía en tu tienda natural más cercana, tu salud general lo va a agradecer. Ahora bien, si para algo son utilizadas las semillas de chía es para reducir el colesterol y para perder peso.

Las semillas de chía tienen un alto contenido en ácidos grasos omega 3, que son muy efectivos para reducir el colesterol.

Las semillas de chía son muy ricas en antioxidantes, proteínas, vitaminas B1, B2, B3 y minerales tales como fósforo, calcio, potasio, magnesio, hierro, zinc y cobre. Además, nos aportan un 27% de fibra por cada 100 gramos.

La semilla de chía está considerada como un “suplemento dietético” muy útil para los pacientes con colesterol elevado gracias a sus fistosteroles y el ácido alfa linolénico. Son un recurso sencillo para favorecer nuestra salud general.

Cómo tomar mi zumo de limón y semillas de chía para tratar el colesterol

¿Qué necesito?

1 cucharadita de semillas de chía (5 g)
1 vaso y ½ de agua (300 ml)
Un limón
1 cucharada de miel (25 g)

¿Cómo lo preparo?

Es muy fácil de preparar. Lo primero que haremos será dejar en remojo los 5 gramos de semillas de chía con medio vaso de agua (100 ml) durante una hora. ¿Con qué finalidad? Para que se reblandezcan.

Poco a poco verás cómo se forma una especie de gel muy característico.

A continuación, obtendremos el jugo de nuestro limón. Una vez listo, lo mezclaremos con un vaso de agua que esté a temperatura ambiente.

El siguiente paso es igual de fácil. Solo tienes que mezclar el vaso de agua con limón con las semillas de chía.

Si te es complicado combinarlos no dudes en utilizar la batidora. De ese modo también podrás incluir la cucharada de miel para que esta bebida tenga un sabor aún más rico.

Cómo tomarlo

Recuerda tomar el agua de chía con limón cada mañana en ayunas a lo largo de 20 días y descansar una semana.

Es importante tener en cuenta que, si estamos tomando medicación para reducir la tensión arterial, no conviene excedernos en el consumo de semillas de chía, porque por sí solas ya nos ayudan a regularla.

Si tienes la tensión baja es mejor no tomar semillas de chía.

Si tomas medicamentos con acción anticoagulante tampoco es recomendable consumir estas semillas.

Fuente