image

 

El síndrome de Down se caracteriza porque la persona sufre retraso mental, sus rasgos faciales son muy conocidos y su corazón, su tiroides y su duodeno pueden sufrir ciertas anomalías. Hoy en día, gracias a los grandes avances en la medicina, se pueden realizar varios tratamientos alternativos, como la terapia con animales y la estimulación que ayudan a que aquella persona que padece de esta enfermedad tenga una mejor calidad de vida.

Pero no solo se encuentran disponibles ese tipo de terapias alternativas, sino que existen otras que también colaboran para evitar trastornos y problemas que antes eran muy característicos en este tipo de enfermedades. Sigue leyendo y entérate cuáles son y en qué consisten.

#4 Homeopatía

Según estudios que se han realizado en diversos pacientes con síndrome de Down, se ha llegado a la conclusión que un gran porcentaje de ellos durante la primera infancia sufren de vómitos recurrentes, retraso en el desarrollo, infecciones del tracto respiratorio superior, enuresis nocturna a la que se le suma el estreñimiento, alteraciones en los patrones de sueño, hiperactividad y también autismo y dolencias emocionales.

Sin embargo, este tipo de trastornos fueron tratados con algunos remedios homeopáticos como el Causticum, el Arsenicum album y el Carcinosinum, con los que se obtuvieron muy buenos resultados. Cabe destacar que esta terapia alternativa se caracteriza por ser particular para cada paciente ya que, dependiendo de los síntomas que presenta, se le suministrarán los remedios pertinentes.

#3 Acupuntura

Al utilizar la acupuntura en niños con síndrome de Down, se estimulan ciertos centros nerviosos que antes estaban dormidos y se producen grandes avances, sobre todo en materia del habla e inclusive curando algunas enfermedades como la tos y el resfriado que en este tipo de niños pueden tornarse crónicas.

#2 Musicoterapia

La musicoterapia se caracteriza por introducir a los niños en el mundo de la música y las canciones. Este tipo de terapia alternativa tiene la capacidad de mejorar notablemente las habilidades motoras finas, ayudarlos a aprender los números, ejercitar la memoria con el aprendizaje de canciones nuevas y además aprender las notas musicales. Está comprobado que los niños con síndrome de Down que se someten a la musicoterapia, con el paso del tiempo se ven más despiertos y comunicativos.

#1 Yoga

Una de las características físicas principales, además de sus rasgos, es el tamaño de sus extremidades, que suele ser más corto que lo normal. Las asanas de yoga lo ayudarán a estirar y a tonificar todo el cuerpo, además de equilibrar y revitalizar las glándulas endocrinas. Es por ello que aquellos pequeños con síndrome de Down que practican yoga se mantienen en forma y su organismo es mucho más flexible. Además, está comprobado que las técnicas de respiración son altamente beneficiosas para mantener su concentración y mejorar la memoria.

Además de estos tratamientos naturales, existen infinitas terapias alternativas para el síndrome de Down, tales como la educación conductiva, la terapia con células madre y la manipulación quiropráctica, que también dan muy buenos resultados.

Fuente:Imujer