image

 

no hay soluciones milagrosas para disfrutar de un cuerpo saludable. Se requiere esfuerzo, determinación y, por sobre todo, estar bien informada. Para que lo estés, entonces, hoy compartiremos contigo las mejores estrategias para lograr un físico tonificado.

#1 Calorías de calidad

Es hora de que empieces a cuidar qué es lo que estás llevando a tu boca. En 2010, un estudio publicado en la revista Food & Nutrition Research develó que el organismo de quienes comían «alimentos enteros» tenían una mejor respuesta al ejercicio físico, que quienes saturaban su cuerpo con comidas procesadas. Además, el metabolismo de los primeros funcionaba de modo más efectivo y quemaba una mayor cantidad de calorías. ¿Entonces? Las carnes magras, las frutas y verduras, las grasas naturales y los granos enteros son los mejores aliados para esculpir y preservar un cuerpo tonificado.

#2 Estrategia nutricional

Existen 3 macronutrientes las proteínas, los carbohidratos y las grasas– y todos ellos deben estar presentes en una dieta saludable y en un cuerpo tonificado.Y es que cada uno de ellos cumple su función. Las proteínas constituyen una gran fuente de energía y promueven la queen de grasas durante la actividad física. Los carbohidratos, por su parte, también conceden energía, pero le brindan al organismo beneficios que las proteínas no. Finalmente, las grasas saludables (encontradas en el salmón, los frutos secos y los aceites naturales) potencian la absorción de nutrientes mediante el enlentecimiento de la digestión. Esto promueve la saciedad, evita la aparición de antojos y efectiviza la eliminación de calorías.

#3 Entrenamiento

Para disfrutar de un cuerpo tonificado, una alimentación inteligente debe ser complementada con una buena rutina de ejercicios. Es vital que esta sea variada; solo así podrás salir de tu zona de comodidad y hacer que tu cuerpo llegue más lejos. Así que, por un lado, procura realizar ejercicios de levantamiento de pesas. Estos te permitirán reconstruir, fortalecer y definir tus fibras musculares. Por el otro, lleva a cabo el ejercicio cardiovascular que más disfrutes (correr, nadar, caminar). Ten presente que un estudio publicado en 2010 en la revista Journal of Obesity dejó en claro que con 20 minutos de una actividad cardio intensa pueden quemarse más calorías que con 60 de la misma actividad a un ritmo constante.

Fuente: Imujer