image

 

Estar embarazada es sinónimo de felicidad, y no solo para nosotras, sino también para nuestra pareja, familiares y amigos que se alegran ante la llegada del bebé. Sin embargo, a pesar de que este es uno de los momentos más felices de nuestra vida, también suelen presentarse complicaciones como los achaques, mareos, náuseas y la baja presión durante el embarazo.

¿Qué es la baja presión durante el embarazo?

Durante el desarrollo del embarazo, tu sistema circulatorio se adapta naturalmente a la presencia de ese ser que se está formando en tu interior. Ahora tu corazón bombea sangre para ti y tu bebé, cuando estaba habituado a hacerlo solo para uno, por eso no es de extrañar que puedas tener episodios de hipotensión.

También puede ocurrir que la sangre se acumule en tus piernas (dando lugar a la aparición de várices) y por eso haya un menor flujo sanguíneo que vaya hacia tu cerebro, ocasionando la sensación de mareo.

Debes quedarte tranquila de que la baja presión no supone un riesgo para ti ni tu bebé, contrario a lo que sí ocurre en casos de presión alta (hipertensión), pero igualmente debe ser tratada y controlada.

Para saber si tu presión está baja puedes medir tus pulsaciones, aunque también puedes saberlo si presentas los siguientes síntomas:

Cansancio excesivo
Soñolencia
Mareo
Cansancio en las piernas
Náuseas

¿Qué hacer para evitar la baja presión?

Si sufres de baja presión lo primero que debes de hacer es comunicárselo a tu médico, él será el indicado para darte el mejor tratamiento a seguir.

Si la baja presión se debe a la deshidratación, te aconsejará que bebas más cantidad de agua durante el día, y si se debe a la acumulación de sangre en tus piernas seguramente te recomendará usar medias de compresión.

Puedes controlar tu presión de manera natural poniendo unos granos de sal molida debajo de tu lengua, pronto dejarás de sentir los malestares.

A la hora de dormir procura dormir de lado izquierdo, de esta manera tu vientre y tu cerebro recibirán la misma cantidad de sangre y evitarás que tu ritmo cardíaco cambie.

El embarazo es una de las mejores etapas en la vida de una mujer. Aprende a vivirla y cuídate para evitar la baja presión.

Fuente: Imujer