Loading...

image

Las varices son un problema muy extendido, tanto en hombres como en mujeres. Si bien es cierto que en el caso de las mujeres está mucho más extendido, es importante que los hombres consideren los sistemas de prevención para que desaparezca en gran medida la posibilidad de que acaben aflorando.

Existen dos tipos de varices fundamentales que son las varices esenciales y las insuficiencias venosas. En cuanto a las varices esenciales son unas dilataciones de las venas superficiales. Estas varices pueden derivar en estrellas vasculares, telangectasias, arañas o varículas. En cuanto al segundo tipo se producen cuando hay obstrucción en la normal fluidez de la sangre. Esto suele derivar en dolores, calambres, hormigueo, cansancio e hinchazón.

Para acabar con estos problemas existen algunos métodos como la escleropatia, la fotoesclerosis y otros.

En cuanto a la escleropatia se trata de aplicar una sustancia en la zona en que tenemos las varices que elimina la inflamación. Una de las ventajas de este tratamiento es que no requiere reposos y, además, no existen cicatrices posteriores.

Por otra parte, la fotoesclerosis es un sistema conocido como láser vascular. El objetivo del mismo es congelar la variz mediante un tratamiento de acción localizada de forma que acabe disolviéndose y desaparezca por sí misma.

Es importante saber que en el caso de realizarnos alguno de estos tratamientos, no deberemos exponernos al sol, por lo que no es recomendable posponerlos para el verano.