Loading...

image

Si experimentas problemas de salud o simplemente quieres comprometerte a llevar una vida saludable, lo mejor es empezar con la alimentación. El colesterol es una sustancia clasificada como grasa, que ayuda a que las actividades orgánicas del organismo se realicen de manera satisfactoria.

Por ende, es necesario, pero debemos tener un equilibrio en los niveles de colesterol para que no nos ocasionen problemas de salud: el exceso de colesterol en la sangre puede tapar nuestras arterias y provocarnos riesgos de enfermedades cardiovasculares.

Granos enteros

Los granos enteros como la avena y el cereal son una gran fuente de fibras.

La fibra ha probado ser útil para reducir el colesterol en un pequeño lapso de tiempo. Los granos enteros son ricos y saludables y es bueno incorporarlos a tus desayunos diarios para empezar el día con energía.

Mézclalos con frutas como arándanos o frutillas para obtener aún más nutrientes.

Frutas

Ya sabemos que las frutas están repletas de nutrientes y son súper saludables. Lo que quizás no sabías es que especialmente algunas frutas como las manzanas, las uvas o las fresas contienen una fibra llamada pectina que ayuda a combatir el colesterol.

También frutas cítricas como las naranjas contienen pectina, así que no dudes en comer fruta a diario. De desayuno, como snacks o como postre.

Pescado

Hay tipos de pescado como el salmón o el atún, que ayudan a bajar los niveles de colesterol malo. Esto se debe a que contienen los ácidos grasos Omega-3.

Lo recomendable es comer pescado dos veces a la semana. Evita usar aderezos y trata de comer el pescado lo más saludable posible para poder obtener todos sus beneficios.

Aceite de oliva

El aceite de oliva es ideal para incorporar a tus comidas: aporta un delicioso sabor y es súper saludable. Y además ayuda a combatir el colesterol malo por su alto contenido de antioxidantes.

Es recomendable que si usas mucho la mantequilla para cocinar comiences a reemplazarla por aceite de oliva. No solo será más sano sino que te aportará un sabor mediterráneo único.

Lácteos descremados

Si bien los lácteos son importantes en la dieta por su contenido de calcio y demás vitaminas, la realidad es que su contenido de grasas ayuda a aumentar los niveles de colesterol malo. Por eso, lo ideal es que optes por el yogurt y la leche descremados para evitar que esos niveles aumenten.

No te preocupes: ¡te acostumbrarás a estas opciones más saludables!

Frijoles

Los frijoles son ideales para reducir el colesterol. Están repletos de fibras y también pueden ser un buen sustituto de vez en cuando para disminuir el consumo de grasas malas que tienen las carnes.

No se trata de eliminar la carne por completo, pero es una buena opción para ir alternando y evitar comer carne tan seguido. ¡Anímate a probar con recetas y prueba las deliciosas hamburguesas de frijoles, ricas y saludables!

Como ves, es posible alimentarse bien y ayudar a reducir el colesterol con alimentos naturales que le harán bien a nuestro organismo en general.