Loading...

image

 

La conjuntivitis se puede curar fácilmente con remedios caseros eficaces. Veamos esta vez cómo el aloe vera puede tratar la conjuntivitis y problemas comunes del ojo.

¿Qué es la conjuntivitis?

La conjuntivitis es una inflamación del tejido conjuntivo. Se trata de la membrana transparente que recubre la parte blanca del ojo y la superficie interior del párpado. En esta membrana hay minúsculos vasos capilares que aumentan de tamaño cuando existe una irritación.

Los capilares dilatados son los que hacen que el ojo se enrojezca. A veces, puede ir acompañado de picores, sensación de ardor menor o pinchazos y secreciones del ojo que se traducen por un depósito arenoso a lo largo de las pestañas.

El aloe vera para tratar la conjuntivitis

El jugo de aloe vera tiene propiedades naturales antibióticas, astringentes y de coagulación. Un tampón de algodón impregnado en aloe vera y colocado encima del ojo puede aportar el alivio necesario. Este tipo de compresas es muy calmante para los ojos. También se puede frotar con una pequeña cantidad de gel a partir de una rama fresca de aloe sobre el párpado superior e inferior, aliviando así el dolor y disminuyendo el enrojecimiento.

Otro método consiste en copar una rama de aloe de unos 10 cm de largo y quitarle la piel externa. Se corta en trozos y se mete en agua hasta que se vuelve de un verde pálido. Para unos resultados más rápidos, se puede utilizar un mezclador para acelerar el proceso. Luego, esta mezcla se vierte en un frasco con cuentagotas, y se ponen entre 2 y 3 gotas en el ojo afectado. Estos métodos se pueden repetir entre 3 y 4 veces al día, hasta que la inflamación desaparezca.

Beber jugo de aloe vera

El sistema inmunitario juega un papel importante para combatir todo tipo de infección, incluida la conjuntivitis. Beber zumo de aloe vera puede ofrecer ventajas suplementaria, ofreciendo un mantenimiento inmunitario, y esto puede favorecer una curación más rápida.

El tratamiento de la conjuntivitis es muy importante. Esto es particularmente cierto en los casos en que las condiciones son severas. Si no se trata, se puede convertir en un problema persistente y puede causar serios daños en el tejido ocular. Por esta razón, es fundamental seguir un régimen alimenticio sano, e incorporar ciertas rutinas inmunitarias de recuerdo.

Fuente: Imujer