Loading...

image

 

La sonrisa es una respuesta a la felicidad y el gozo, un reflejo de un estado de salud óptimo, pero también podría ser el camino hacia la salud. Sonreír es gratis, fácil, y gratificante; recompensándonos con longevidad, prevención a la depresión, aumenta la energía, la creatividad y abre puertas sociales.

Hasta ahora la sonrisa era entendida como un reflejo del estado de ánimo, un impulso externo o una respuesta social. En términos generales, todos podemos detectar cuando una sonrisa es fingida y cuando una sonrisa es auténtica debido al número de músculos implicados en el gesto. Es decir que una sonrisa legítima involucra los músculos que rodean a los ojos, el cuello, los maxilares y aún más.

Sonreír disminuye la frecuencia cardíaca

Debido al grado de relajación del cuerpo, las personas que sonríen con más frecuencia son menos propensas a sufrir un ataque al corazón, esto se debe a que el corazón trabaja sin esfuerzo reduciendo la presión sanguíneatemporalmente. Así mismo, sonreír reduce el estrés, fortalece el sistema inmune y previene la depresión, pues al liberar endorfinas y serotonina, se alcanza un alivio a la tensión originada por las hormonas del estrés, por supuesto, nos hace más longevos mejorando el carácter y el estado de ánimo.

Reír aumenta la creatividad y la productividad

Cuando somos motivados por una idea positiva, reconocimiento, o una imagen conmovedora, nuestra mente se comporta más creativa, impulsando nuestros niveles de productividad e incluso ayudando a realizar varias tareas el mismo tiempo. Cuando estos agentes externos no existan, intenta conectarte con algún recuerdo, imagen o sentimiento para producir una sonrisa. La retroalimentación de estos dos ejercicios se ve claramente en nuestra salud mental.

La risa disminuye el dolor

Las endorfinas también actúan como analgésicos naturales, además de distraer nuestra atención hacia estados mentales más agradables. Cuando estamos enojados, doloridos o estresados, nuestra percepción se reduce, centrándonos sólo en lo negativo. Sonreír en cambio, promueve que miremos más allá de nuestras limitaciones y nos hace abrir nuestra mente, nuestra percepción y contactar con el subconsciente, lo que se traduce en aumento de la atención.

Fuente Otramedicina