Loading...

image

 

El aceite de manzanilla es bastante popular –al igual que la planta de la que se extrae–, y muy utilizado en la aromaterapia para disminuir los niveles de estrés y ansiedad. Sin embargo, son muchos los beneficios del aceite de manzanilla, que hoy queremos explicarte.

Debes saber que este aceite se extrae de las flores de la planta de manzanilla, mediante un proceso llamado destilación. Existen varios tipos de manzanilla –romana y alemana–, y todos son igual de aptos como para realizar el aceite.

Propiedades del aceite de manzanilla

Entre los beneficios del aceite de manzanilla encontramos su capacidad para tratar diversos problemas de la piel: acné, alergias, dermatitis, eczema, piel seca, así como también cortes varios.

Además, tiene propiedades relajantes que no solo pueden ser utilizadas en adultos, sino también en bebés y niños. En esos casos, los ayudará a dormir mejor, aliviará las molestias cuando le están saliendo los dientes, y en caso de cólicos y diarrea. Hay que tener en cuenta que, en el caso de ser usado en niños, el aceite de camomila debe diluirse.

Para los adultos, este aceite puede ser beneficioso en varios problemas estomacales, dolor abdominal, síndrome premenstrual, asma, fiebre del heno, cálculos en la vesícula, ciática y dolor de garganta por causas infecciosas. Además, es bueno en el caso de cansancio o dolor muscular en las extremidades, espasmos y tensión en los músculos, disentería y parásitos.

Cómo usar este aceite

Generalmente, el aceite de manzanilla puede usarse de 3 formas diferentes: aromaterapia, de forma interna o tópica.

En el primer caso, puede ser pulverizado en el aire o inhalado. Se puede hacer un spray ambientador con aceite de manzanilla diluyendo 10-12 gotas del mismo en 30-40 mililitros de agua destilada. Además de un aroma exquisito, nos ayudará a mantenernos relajados.

Cuando es utilizado de forma tópica, se puede aplicar directamente sobre la piel o mezclarlo con un aceite portador –por ejemplo, aceite de coco–. También es muy útil como aceite de masaje o diluido en la bañera, de forma que aprovechemos sus beneficios para la piel, alergias, insomnio, cólicos, artritis, dolor muscular, asma y dolores menstruales.

Internamente, se puede usar de dos formas diferentes: para cocinar, añadiendo una gota al agua, o como suplemento dietario con un gota de aceite de manzanilla en una cucharada de miel o 100 mililitros de agua.

Efectos secundarios del aceite de manzanilla

En genera, el aceite de manzanilla es considerado seguro, ya que ni es tóxico ni es irritante. Eso no significa que no tenga efectos secundarios: es bueno evitar este aceite si sabemos que somos alérgicos a otras plantas de la misma familia, como las margaritas o los crisantemos. Ten en cuenta si tienes algún tipo de alergia como ronchas, picazón, enrojecimiento de la piel, dolor en el pecho, dificultad para respirar.

Además, el aceite de manzanilla no está recomendado para mujeres embarazadas o que están dando el pecho, ya que grandes concentraciones de esta planta pueden causar contracciones uterinas y afectar al bebé cuando lo amamantas.

Respecto al uso interno, es mejor evitarlo si estamos tomando medicamentos anticoagulantes, y consultar con el médico si tomamos cualquier otro tipo de medicamento.

Fuente Imujer