Beneficios del té de menta

image
El té de menta, además de ser una exquisita infusión, es excelente para cuidar la buena salud del organismo.

Calma la indigestión

La menta tiene la propiedad de ser un excelente carminativo que ayuda a aliviar el dolor en el tracto digestivo, permitiendo que los gases pasen a través del estómago y los intestinos luego de haber comido. Además, promueve el flujo de la bilis para que el cuerpo digiera los alimentos más fácilmente.

Alivia el estrés

Cuando se trata de estrés y ansiedad, uno de los mejores remedios es beber té de menta. El mentol que se encuentra naturalmente presente en la infusión es un relajante muscular que inclusive puede llegar a inducirte a tener un sueño mucho más tranquilo y profundo.

Pérdida de peso

El té de menta también contribuye con la pérdida de peso, pues actúa como supresor del apetito. Si lo bebes junto al té verde, podrás ayudar a tu metabolismo a acelerarse.

Estimula el sistema inmune

En los días de invierno, cuando el cuerpo es más vulnerable a sufrir de gripes o resfríos, una excelente solución es beber té de menta, pues contiene grandes cantidades de calcio, vitamina B y potasio. Además, alivia los síntomas de la enfermedad e impide que esta aumente.

Elimina el mal aliento

Si tienes mal aliento, ya sea por problemas dentales o estomacales, para mejorarlo puedes beber una taza de té de menta ya que de esta manera ayudarás a tu organismo a librarse de esos síntomas que pueden llegar a ser muy incómodos o embarazosos.

Precauciones el beber el té de menta

A pesar de sus bondades, el té de menta no puede ser bebido por cualquier persona, pues algunas enfermedades o trastornos pueden agravarse, tal es el caso del reflujo ácido. Las embarazadas deben tener cuidado al beberlo, ya que causa que el útero se relaje, lo que puede llegar a provocar un aborto espontáneo. Tampoco es aconsejable hacerlo durante la época de amamantamiento, porque sus compuestos pasan a través de la leche materna y son muy peligrosos para el bebé.

Fuente