Loading...

El multimillonario fundador de Microsoft externó su preocupación con la pobreza…

Esta semana en una entrevista al diario The Mail, el empresario de 63 años, Bill Gates, confesó que había pagado muy pocos impuestos y que no merecía ser tan rico.

Dueño de una fortuna de US$ 96,5 mil millones, Gates señaló que cumplió con lo que pide la ley, sin embargo considera que debería pagar mucho más de impuestos.

“He pagado más de US$ 10 mil millones en impuestos, pero debería haber pagado más. Yo cumplí con creces la ley, pero creo que las cosas deberían ser más progresistas”, señala el empresario. “Soy un gran fan de la transparencia. En términos de impuestos corporativos, si la gente quiere cobrar más de diferentes tipos de compañías, entonces necesitamos cambiar la ley”.

Gates ha declarado anteriormente que dejará la mayor parte de su fortuna a las buenas causas en lugar de a sus hijos:

“No merezco mi fortuna. Ha llegado a través del tiempo, la suerte y a través de las personas con las que trabajé. Ciertamente, trabajé duro y creo que el software ha sido algo beneficioso, pero también me he beneficiado de una estructura. No creo que dar el dinero a mis hijos sea bueno para ellos o bueno para la sociedad”.

Con su esposa Melinda Gates, el empresario dirige la Fundación Bill y Melinda Gates, dedicada a combatir la pobreza y las enfermedades en los países más pobres.

“Después de cualquier consumo que tenga, y después de dejar algo para los niños y los impuestos, el resto del dinero se destina a la fundación. Melinda y yo trabajamos duro todo el tiempo para asegurarnos de que el dinero se destine a ayudar a quienes más lo necesitan”, comentó, revelando además que en los Estados Unidos, los padres pueden dejar casi US$ 11,5 millones a sus herederos sin estar sujetos a impuestos, por lo que dijo que estaba a favor de aumentar el impuesto a la herencia.

Bill Gates también apoya los pedidos de mayor claridad sobre los impuestos pagados por los gigantes de la tecnología para que sea más fácil ver si las cantidades entregadas son justas.

Fuente