Cientos de comerciantes del Mercado Nuevo se ven en la quiebra

SANTO DOMINGO. Sobre una montaña húmeda de habichuelas, arroz y maíz Fernando Araújo hacía un conteo de las provisiones perdidas, entre quemadas y saqueadas, tras el incendio que el pasado domingo quemó la gran parte del área central del Mercado Nuevo, afectando a centenares de comerciantes, unos 500 según la Federación de Mayoristas y Detallistas del Mercado Nuevo.

Araújo es la epítome del comerciante del Mercado Nuevo. Su negocio de provisiones no se consumió en totalidad, pero los sacos que tenía en la parte exterior del local fueron saqueados. Además, complementaba la actividad comercial haciendo préstamos a los detallistas que sufrieron pérdidas totales. “Así como ellos lo perdieron, yo también me voy a la quiebra”, dice Araújo, uno de los pocos comerciantes que logró penetrar hasta el interior del mercado para ver las pérdidas.

Miguel Minaya, vicepresidente de la Federación de comerciantes, pidió la intervención del Gobierno central para poder evitar que cientos de familias vayan a la pobreza extrema. “Hay comerciantes que no dejarán de comer, pero la mayoría de los afectados son personas que viven del día a día, meseros de vegetales y otros productos que perdieron todo, y el Gobierno debe ir al rescate de ellos”, dijo Minaya, al tiempo de evaluar en al menos 500 los comerciantes afectados, junto a unos 1,700 empleos directos.

Se suma a las dificultades la inexistencia de seguros para incendios, “porque en esta zona no aseguran”.

El Ayuntamiento del Distrito Nacional, a través de la Dirección de Servicios Generales, trabajaba para permitir que los comerciantes que no sufrieron daños o que se encontraban en condición de reiniciar las labores pudieran hacerlo en medio de estrictas medidas de seguridad debido a los saqueos que ocurrieron durante el siniestro. Para los más afectados, habría que buscar las condiciones para que volvieran a trabajar.

Miguel Germosén informó que el próximo jueves, el alcalde Roberto Salcedo se reunirá con los comerciantes del mercado, para buscar soluciones a los problemas de desempleo y pérdidas económicas que se ven venir. Los hermanos Durán, Omar y Andrés, esperaban fuera del mercado a que les permitieran ver los negocios de embutidos, para ver si podían rescatar alguna provisión. Las pérdidas, además de la mercancía, incluía el freezer y otros equipos.

Los comerciantes, empleados y personas que de alguna forma dependen del Mercado Nuevo cuestionan la trágica coincidencia del incendio con la continuación del diálogo entre comerciantes, ayuntamiento municipal y gobierno central para iniciar la remodelación del mercado y el traslado de decenas de esos comerciantes.

El presidente de la Asociación de Comerciantes del Mercado Nuevo, Luis Taveras, dijo que ciertamente entre las personas que trabajan en el mercado “existe ese sentimiento, pero a manera personal nosotros preferimos esperar que se hagan las investigaciones de lugar para ver cuáles fueron las causas en las que ocurrió el incendio”, dijo Taveras.

Causa del siniestro

El jefe de los Bomberos del DN, Guillermo Oscar García, dijo a DL que la unidad de investigación de los bomberos comenzaría ayer a buscar la causa que pudo provocar el incendio. Explicó, además, que en el interior del mercado había productos combustibles como cartones, plásticos, aceites, carburos y otros elementos que dadas las condiciones del incendio permitieron que éste afectara con rapidez la zona central del Mercado Nuevo donde se realizan actividades de minoristas.

FUENTE