¿Cómo controlar una taquicardia?

image

 
Imagina que estás en una tienda tratando de encontrar ciertos alimentos para un menú perfecto, o tal vez llevando a los niños a la escuela antes de ir a trabajar, y de repente tu corazón comienza a latir más rápido. Realmente sientes que tu corazón puede salirse de tu pecho. Te resulta difícil respirar, te duele el corazón y sientes ansiedad. Es incluso posible que temas tener un ataque al corazón.

Sin embargo, después de dedicarte unos minutos para recuperar el aliento, te das cuenta de que tu ritmo cardíaco es normal. Si esto sucede, es posible que acabes de sufrir una taquicardia. Esto le puede pasar a cualquiera y aunque no suele ser mortal, puede ser desconcertante. Si estás acostumbrado a sufrir taquicardias, te mostraremos una serie de consejos para controlarla.

Estimulación del nervio vago

Si la taquicardia se inicia en la parte superior del corazón, conviene seguir estos consejos: contener la respiración y bloquear la tensión. Meter la cara en agua fría o toser varias veces con fuerza. Suspira con fuerza mientras inclinas la cabeza hacia abajo, hacia el estómago, o aplica una presión sobre los párpados. Si estas técnicas no funcionan, aplica una ligera presión en la arteria carótida, colocando el dedo índice y el medio al lado de la laringe. Estos ejercicios estimulan el nervio vago y consiguen frenar los impulsos eléctricos que controlan el ritmo cardíaco.

El estrés

Si cuando el estrés aumenta se sufre un taquicardia, se pueden adoptar algunas técnicas de relajación, como la respiración profunda. También te puedes tomar un tiempo para relajarte y despejar tu mente, te puedes acostar en el sofá y leer un libro. Trata de minimizar los problemas de tu vida o cambia la forma en que reaccionas antes los mismos. Esto puede ser muy difícil de hacer por uno mismo, por lo que puede ser bueno acudir a un especialista –un psicólogo, un instructor de yoga o la acupuntura.

El ejercicio

Es bueno tomarse tiempo durante el día para fortalecer los músculos del corazón con ejercicio. El ejercicio ayuda al corazón a bombear más sangre, disminuyendo la frecuencia cardíaca. Además, se reduce el nivel de estrés. Pero para que esto sea efectivo conviene hacer ejercicio regularmente.

Régimen

Al igual que con cualquier dieta saludable, conviene controlar la ingesta de ciertos alimentos. Elimina de tu dieta los hidratos de carbono como el pan blanco procesado, los cereales refinados y productos refinados a base de trigo, así como las patatas, dulces, postres y refrescos con gas.

Incorporar a la dieta alimentos saludables como los hidratos de carbono complejos, con una alta cantidad de fibra, arroz integral y pan, verduras, especialmente crudas, legumbres, frutas, excepto plátanos y carne. Si eres vegetariano, tres o cuatro raciones de legumbres por semana son suficientes para satisfacer la ingesta de proteínas.

Minerales y vitaminas

El magnesio favorece las pulsaciones regulares del corazón, por lo que es necesario incorporar alimentos ricos en magnesio en la dieta. Una buena opción son las espinacas, almendras, pepino, aguacate, lentejas, cebollas, naranjas, melocotones, guisantes, judías, calabaza y rábanos. Si eres incapaz de incorporar suficientes alimentos ricos en magnesio en la dieta, se pueden tomar suplementos del mismo.

Cafeína

Es posible que seas adicto al café en la oficina, pero reducir el consumo de cafeína es la clave. Esto incluye café, té, chocolate y bebidas que contienen cafeína, como ciertos refrescos. Las bebidas con cafeína contienen pequeñas cantidades de la misma, esto no significa que no se pueda disfrutar de estas bebidas de vez en cuando, pero si notas que tu corazón late más rápido después de una segunda taza de café, es probable que la cafeína sea un disparador que conviene controlar mejor, reduciendo su ingesta.

Estas son algunas formas de controlar las taquicardias. ¿Sueles sufrir estos problemas en el corazón? ¿Cómo lo has solucionado? Si bien estas recomendaciones son de gran utilidad, te recomiendo que no dejes de acudir a un médico en cuanto sientas cualquier problema, recuerda que ellos son los verdaderos profesionales de la salud.

Fuente