Loading...

image

 

Tener la piel limpia y bien cuidada es fundamental: con ellos eliminamos las toxinas y la suciedad que se genera, así como también el maquillaje. Además, damos el tratamiento adecuado a nuestro tipo de piel, por lo que evitamos las imperfecciones y el acné. Aprende cómo lavar el rostro correctamente y con los productos adecuados para lucir radiante.

Primer paso: desmaquillarse

El primer paso que debemos hacer es desmaquillarnos. Hay diferentes tipos de desmaquillantes, lo importante es que sea de buena calidad, ya que lo pasaremos sobre una zona muy sensible como es la de los ojos.

Hay leches, cremas, toallitas y aceites bifásicos. Elige el que te de mejores resultados. En general se pasa el producto por el rostro con movimientos circulares suaves y luego se retira el exceso con un algodón. Ponlo solo en las zonas en las que llevas maquillaje -ojos, boca o el rostro si utilizas base o rubor-.

Segundo paso: limpieza

Elige un limpiador -que no es lo mismo que un desmaquillante-, que se adecúe a tu tipo de piel. Las leches limpiadoras y los limpiadores con texturas cremosas suelen ser apropiados para las pieles normales y secas; mientras que las pieles mixtas y grasas reaccionan mejor a las texturas en gel.

Debemos aplicar el producto en movimientos circulares sobre todo el rostro, exceptuando la zona de los ojos, y masajear suavemente. Para enjuagar el rostro debemos usar agua templada y secar el rostro suavemente con una toalla limpia.

Tercer paso: tónico

El tónico es fundamental si queremos cerrar los poros y darle un toque refrescante a nuestra piel. No todos los tónicos son iguales, por lo que debemos elegir uno en base a lo que queramos conseguir: astringente, refrescante, reafirmante.

Aplicar con un algodón y dejar secar. No enjuagar.

Cuarto paso: hidratante

Busca una crema hidratante que, como el resto de productos, sea para tu tipo de piel. En muchos casos existen cremas de día y de noche, especialmente a la hora de las cremas antiarrugas. También hay sérum, que se suelen utilizar cuando limpiamos nuestra piel por la noche, ya que son más espesos y pueden dejar un aspecto graso.

Existe una crema hidratante para cada problema: además de los hidratante comunes -que suelen tener protector solar-, los antiarrugas, también hay hidratantes que disminuyen los poros, eliminan manchas, matifican la piel. Elige la que necesites.

Se aplica una pequeña cantidad por cuello y rostro con movimientos circulares hasta que la piel la absorba bien.

El rostro se debe lavar por la mañana y por la noche si tenemos la piel con tendencia a ser grasa, mientras que una limpieza por la noche es más que suficiente en la piel normal o seca.

 

fuente Imujer