Loading...

image

 

La obesidad infantil es un problema cada vez más creciente en los Estados Unidos. Ya no son sólo los adultos de la familia los que cuentan con un índice de sobrepeso, sino también los niños los que se unen cada vez más a la creciente epidemia de la obesidad.

Los chicos latinos sufren de sobrepeso de manera desproporciona. Actualmente el 38.2 por ciento de los niños hispanos de 2 a 19 tienen sobrepeso o son obesos, en comparación con 31.7 por ciento de todos los niños en ese rango de edades.

Y el problema de la obesidad, más allá del estigma estético que trae, sobre todo en niños que muchas veces son blanco de críticas y bromas por su sobrepeso, son los problemas de salud que conllevan. Desde hipertensión hasta diabetes 2, cada vez vemos más niños desarrollando peligrosas condiciones que antes eran relacionadas sólo a los adultos de cierta edad.

Si en tu casa alguno de tus hijos sufre de sobrepeso, sabes que es hora de que tú tomes una activa participación en su condición, sin juzgar ni hacer sentir mal a tu chico. Es un problema que se puede enfrentar en familia.

Investigadores de medicina infantil han encontrado que las mejores maneras para ayudar a un niño obeso en la familia pueden ser estas:

No señales el problema de tu hijo como único

No le pongas esa etiqueta. Incluye a toda tu familia en el proceso de pérdida de peso a fin de no destacar que el hijo tiene un problema.

Las comidas deben ser un evento familiar saludable

Procura siempre servir las comidas en la mesa. Evita las comidas rápidas en la noche y cenar frente a la TV. Esto ayudará a mejorar la comunicación y hará que todos sean más conscientes de lo que están comiendo.

Incorpora el ejercicio como una actividad familiar

No lo hagas sólo como una obligación, sino como una diversión que pueden hacer en grupo y que puede empezar por algo tan sencillo como una caminata después de comer. Puedes ir agregando más actividades físicas los fines de semana que involucren a toda la familia.

La idea es buscar actividades que reúnan a la familia y que una alimentación saludable y una vida activa sea parte de cada uno de los miembros de tu grupo. Y sobretodo que esto sea una diversión, no un castigo.

Fuente: Imujer