Loading...

image

 

Hay bebés tranquilos, que duermen todo el día y que sólo se despiertan para cambiarles el pañal o para comer. Pero no todos los bebés son iguales, y también hay recién nacidos más inquietos, que sólo quieren estar despiertos y que les cuesta mucho relajarse y conciliar el sueño.

Esto hace que los nuevos papás se sientan agotados, ya que no pueden descansar bien ni durante el día ni durante la noche, ya que su bebé aún tiene su reloj interno sin regular, y duerme(o no) de forma indistinta tanto de día como de noche.

¿Bebé inquieto? ¡No desesperes!

Si tu bebé es un bebé que le cuesta relajarse y que duerme poco durante el día, primero debes asumir que tu bebé duerme poco y que es más activo que los demás. Esto no es algo malo y debes sentirlo como una oportunidad de pasarmás tiempo con tu bebé y de conoceros más y mejor. Jamás pierdas los nervios, asume que los bebés lloran porque es su manera de transmitirte cómo se siente y de decirte que te necesita.

Para poder relajar a tu bebé, primero debes estar tú relajada, así que intenta descansar cuando él lo haga, y si las cosas de casa se quedan sin arreglar ¡no te preocupes! Esto los primeros meses es más que normal.

¿Qué necesita el bebé para relajarse?

Igual que a los adultos, relajarse no es siempre tarea fácil, incluso nosotros necesitamos a veces ayuda cuando nos sentimos sobre estimulados o preocupados. A los bebés les pasa lo mismo. Por eso para relajar a tu bebé y ayudarle a dormir tienes que tener claro cómo hacerlo.

Te daré algunos consejos para relajar al bebé.

El poder de las rutinas

Las rutinas son más importantes de lo que pensamos. Por ello es tan necesario tener una estructura durante la noche para que tu bebé asocie ese momento a relajarse y a dormir.

Báñale, prepárale después del baño para ponerle su pijama, ponle el pijama, dale la cena, cántale y acuéstale. Las primeras noches igual no lo entiende, pero poco a poco irá entendiendo que toca dormir.

Calor de los papás

Cuando un bebé está irritable y tiene todas sus necesidades básicas cubiertas, igual lo único que necesita es un poco de calor de mamá o papá. Abrázale, cántale, quiérele. Es un bebé y te necesita.

No te preocupes si te dicen que lo vas a consentir así teniéndolo en tus brazos, porque no es así. Y menos cuando no llegan a los cuatro meses de edad. Tienes rienda suelta para darle todo el amor del mundo, porque te necesita.

Ha estado acostumbrado a estar dentro de ti durante nueve meses y es normal que te pida de vez en cuando un poco de calor humano.

Un buen masaje

Está demostrado que un buen masaje a tu bebé le ayudará a relajarse. Pero, claro, no puede ser un masaje cualquiera, debe ser un masaje para bebés. Seguramente cuando a través del masaje veas como tu bebé se relaja, tú también empezarás a sentir cierta calma.

Utiliza un aceite para bebés y aprende técnicas y movimientos de masaje para bebés. Puedes pedir consejo en tu centro médico.

Además, con algunos movimientos de los masajes, puedes ayudar a tu bebé a aliviar los dolorosos cólicos, sufrimiento que hace que es cueste aún más relajarse.

Introduce el masaje como parte de la rutina diaria, y verás cómo tu bebé empieza a relajarse poco a poco.

Música para todos

Otra manera para relajar a tu bebé es ponerle música suave para que se relaje. También es adecuado hablarle con suavidad o cantarle canciones de cuna mientras lo acurrucas contra ti. También te ayudará a ti para relajarte y sentir la calma junto con tu bebé.

Fuente Imujer