Loading...

image

 

Cómo tratar un ataque de ansiedad puede resultarte de mucha utilidad, dependiendo de la intensidad con que se lo padezca. Hay diferentes niveles, pero realmente es necesario tratar estos episodios de ansiedad cuando interfieren con tu calidad de vida. Lo principal es acudir a un especialista de la salud mental, pero algunos consejos nunca vienen mal.

Por qué tenemos ansiedad

La ansiedad es un estado en el que el cuerpo reacciona, debido a que percibe una amenaza o circunstancia que puede conllevar peligro. Cuando la ansiedad que se siente deja de estar entre los parámetros normales y no nos permite que nuestro día a día se desarrolle con normalidad, es cuando debemos prestarle atención.

Síntomas de sufrir un trastorno de ansiedad

Sentirse siempre nervioso
No poder desempeñar con tranquilidad tareas habituales como trabajar, estudiar, etc.
Tienes muchos miedos infundados
Sientes miedo de que algo malo ocurra si las cosas no se realizan de determinada forma
Has comenzado a evitar algunas situaciones para no entrar en ansiedad
Tienes de forma frecuente pánico y palpitaciones
Temes todo el tiempo por lo que pueda sucederte

Como decía antes, hay diferentes grados en los que se puede sufrir un ataque de ansiedad pero a pesar de ello, todos tienen como base el componente del miedo.

Este padecimiento también conlleva signos fisicos

Sudoración
Malestar estomacal o mareos
Taquicardia
Deseo de orinar con frecuencia o diarrea
Dificultad respiratoria
Temblores y espasmos
Tensión muscular
Dolores de cabeza
Fatiga
Insomnio

Cuando se presenta un ataque de ansiedad…

Los ataques de ansiedad ocurren de un momento para otro y pueden o no tener motivos para hacerlo. Por lo general, a los 10 minutos de haber comenzado se presenta su pico más alto en cuanto a intensidad se refiere, luego desciende y puede llegar a demorar cerca de media hora hasta desaparecer por completo.

Como tratar un ataque de ansiedad

En primer lugar, cuando se es consciente de que se sufre de ellos, es necesario cambiar de hábitos.
No consumir bebidas estimulantes
Abandonar hábitos nocivos
Buscar un equilibrio en el modo de vida
Mantenerse alejado de situaciones estresantes
Practicar meditación o técnicas de relajación
Procura dormir la cantidad de horas que tu cuerpo necesita
Buscar ayuda profesional
En algunos casos, se combina la toma de medicación con terapia, la cual puede ser cognitivo-conductual o la terapia de exposición; por lo general, no se extienden más allá de unas 20 sesiones. Se basa en determinar cuál es la causa que provoca el estado de ansiedad.

Fuente Imujer