Loading...

image

 

Dicen que si los adultos tuviéramos que pasar por el proceso de dentición lo pasaríamos peor que los bebés, ¿sorprendente, verdad? Si a tu bebé le están empezando a salir sus primeros dientes, seguramente como mamá te pasa lo mismo que a mí: sientes una gran impotencia por no poder aliviar completamente su dolor. Sin embargo, hay algunas cosas que podemos hacer para ayudar a nuestros bebés.

Señales de la dentición en bebés

Un bebé al que le están saliendo sus primeros dientes tendrá más saliva de lo normal y babeará a menudo. Además se meterá a la boca la mano, los dedos, su puño y todo lo que tenga a su alcance para morder y buscar alivio ante el dolor que padece.

Es muy probable que si tu bebé está en esta fase se sienta inquieto, irritable y se despierte a menudo por la noche porque le duele la boca. Puede que no tenga hambre en algunos momentos del día sólo por el dolor que siente.

¿Por qué duele tanto la dentición?

Durante la dentición los dientes se abren paso a través de la mandíbula, rompiendo la encía de la boca. Éste es un proceso muy doloroso para el bebé, incluso les duele más cuando salen los dientes que cuando ya rompieron la encía para salir.

Es lógico que los dientes que más duelen son los molares por ser los más grandes y ocupar más espacio dentro de la boca.

Pese a ser un proceso doloroso, no todos los bebés sienten las mismas molestias ni el mismo umbral de dolor.

¿Qué hacer ante tanto dolor?

A continuación te voy a dar algunas ideas para que el proceso sea menos doloroso para tu bebé:

Existen mordedores especiales para los bebés en su proceso de dentición. Los que mejor van son los que se pueden meter en la nevera pero sin congelarlos, sólo para que estén fríos. Esto le ayudará a sentir alivio.

El pediatra te puede aconsejar alguna crema analgésica para que le puedas aplicar con un suave masaje en las encías de tu bebé.

Mantén siempre la cara de tu bebé limpia para que no se le irrite la piel a causa de babear en exceso.

Dale para beber agua fría o fresquita para que le alivie el dolor.

La sandía o la fruta que esté fría también le puede ir muy bien porque mientras la muerde sentirá su frescor. Recuerda no dejar nunca comer solo a tu bebé porque podría atragantarse, vigílalo siempre.

Fuente: Imujer