Loading...

image

 

La llegada de la primavera y el verano conlleva el despojarse de ropa y lucir nuestro cuerpo en playas, piscinas, chiringuitos… Toca ponerse el bikini y con ello, lucir todo nuestros encantos, entre ellos el trasero.

Aunque la forma y el tamaño del mismo están muy determinados por los genes, también es cierto que esta zona del cuerpo reacciona de una forma muy positiva a los cuidados que puedas dispensarle. Los glúteos son los músculos más grandes y fuertes de nuestro cuerpo, pero también los que primero acusan problemas como exceso de volumen, la pérdida de firmeza, la aparición de la celulitis, la temida piel de melocotón…

Lo primero que vamos a ver es cómo tener glúteos perfectos, suaves y sin imperfecciones. Para lograrlo, debemos realizar una exfoliación cada una o dos semanas. Con ello aceleraremos la renovación de la piel y la dejaremos suave.

Exfoliación

Su forma de aplicar es muy sencilla, tan sólo debemos realizar masajes circulares y luego abundante agua. Otra cosa que podemos hacer, es un masaje diario con guantes de crin, que nos ayudarán a eliminar todas las imperfecciones. Si ves que son demasiado fuertes, utiliza las esponjas vegetales de lufa o de calabaza.

Crema hidratante

Una cosa que debemos tener en cuenta diariamente es la hidratación. Debemos introducir en nuestra rutina de belleza la de hidratar nuestros glúteos. Cada día después de la ducha nos daremos una crema hidratante por todo el cuerpo realizando masajes circulares. Debes elegir la crema hidratante según el tipo de piel y conseguirás una piel suave y elástica que te ayudará a prevenir las estrías.

Agua fría-caliente

Otra de las cosas que podemos tener en cuenta en nuestra rutina diaria es que cuando nos demos una ducha, utilizar el agua como tratamiento de belleza. Lo que podemos hacer es aplicar el chorro de agua sobre los glúteos alternando el agua caliente con la fría y terminando con esta última para estimular la circulación superficial y reafirmar los tejidos.

Buena postura

En el día a día, también hay muchos trucos que nos ayudarán a lucir un trasero en todo nuestro esplendor. Por ejemplo, una buena postura nos hará mejorar la forma de los glúteos, y que éste se vea más firme y respingón. Para ello debemos andar erguidas con los hombros hacia atrás.

Los tacones también nos permitirán que nuestro trasero luzca más favorecedor. Al igual que si realizamos ejercicios de bailarina durante unos minutos al día, es decir, andar unos minutos de puntillas, hará que nuestros glúteos se fortalezcan y se eleven un poco.

Fuente: Imujer