Loading...

image

 

Si eres mamá de un bonito bebé es posible que te hayan aconsejado sobre la estimulación temprana, y es que resulta muy importante para el buen desarrollo tanto físico como psíquico del pequeño. Existen claves en la estimulación temprana que deben ser sabida por todas las mamás y papás del mundo, puesto que requiere tiempo y refuerzo para estimular adecuadamente a un bebé.

Pero aún hay más cosas que debes saber sobre este tema, ¿preparada? ¡Atenta!

Siempre como juego

La estimulación temprana debe ser siempre para el niño como un juego, debes crear un ambiente lúdico y divertido para pasar junto con tu pequeño. Jamás deberás forzar a tu hijo a pasar estos momentos y a hacer los ejercicios de estimulación si no le apetece. Si ves que no se lo está pasando bien o que no quiere hacerlo, para de forma inmediata.

La estimulación temprana no se basa únicamente en jugar con el niño de cualquier manera, consiste en crear experiencias enriquecedoras que potencien su desarrollo, pero atención: esto no significa que tengas que darle estímulos constantemente ya que esto puede ser confuso para el niño. Debes saber que no esto no hará que tu hijo sea el mejor ante otros, pero la estimulación temprana es imprescindible porque ayudará a mejorar y potenciar los aprendizajes del futuro.

Explorar

Es importante que ayudes a tu hijo a explorar sus sentidos, esto no significa que tengas que hacer las cosas por él ni mucho menos. Es necesario que sea el niño quien adquiera los aprendizajes para que vaya cogiendo autonomía y independencia, aspectos primordiales para su buen desarrollo.

Para ello debes otorgar a tu pequeño espacio suficiente para que explore y pueda actuar según crea, no dirijas todas sus acciones, pero vigila siempre que no se pueda hacer daño alguno.

Refuerzo y cariño

Dedicar mucho tiempo a la estimulación temprana no tiene ningún sentido, puesto que el tiempo debe estar relacionado directamente con la edad del bebé siendo de 20 a 30 minutos diarios más que suficiente.

Como padres deben tener en cuenta que no todos los niños tienen el mismo ritmo de desarrollo y que no es para nada adecuado compararlo con otros niños, debes respetar su evolución.

Los pequeños necesitan el cariño y el amor de sus padres para aprender las cosas, la desaprobación o la aprobación de los padres no debe ser el objetivo de la estimulación temprana.

Recuerda que la única manera de que el niño aprenda y sea feliz al mismo tiempo es a través del cariño y jamás a través de la imposición u obligando a hacer las cosas.

Fuente: Imujer